Con el paso de los años los coches se han convertido en un foco de tecnología que nos permiten hacer muchas tareas. Desde llevar puntos de acceso Wifi para circular toda la familia con internet, hasta mantenernos conectados con las herramientas de navegación que nos informan de los incidentes o nivel de tráfico de las vías por las que transitamos.

Ford es una de esas empresas que tiene su propio estándar o, mejor dicho, su sistema inteligente que aglutina muchos de estos servicios y al que llama SmartLink, que ha venido instalando en modelos de la marca que se han vendido en los últimos años, que es cuando esta fiebre por los coches conectados se ha desatado. Pero claro, un problema colateral que tienen estos nuevos sistemas es que deja tirados a un buen número de vehículos que, por muy poco, se quedaron sin poder montar este tipo de innovaciones.

En verano, nuevos modelos de Ford

El caso es que Ford parece consciente de las muchas ventajas que supone para sus clientes disponer de estos sistemas como el SmartLink y va a abrir el abanico de aspirantes para poderlo llevar en vehículos de más de cinco años. Concretamente de siete.

Será en verano cuando los propietarios de vehículos Ford del año 2010 (y posteriores) podrán instalar SmartLink para acceder a todos los servicios remotos, de ubicación y control que tienen disponibles y que se instala debajo justo del salpicadero gracias al puerto OBDII.

Ford SmartLink

Este sistema lleva un chip GPS y un módem 4G/LTE que se conecta al teléfono del usuario a través de una aplicación de la marca y que le reporta en tiempo real todo tipo de datos sobre el coche: desde la situación exacta qe ubica en un mapa hasta los niveles de gasolina o el arranque y bloqueo a distancia del propio motor.

Otros servicios adicionales

Desde la marca han señalado que, junto con una app para smartphones, Ford está desarrollando un portal web al que SmartLink se podrá conectar para ofrecernos de manera remota Estemos donde estemos) todo tipo de datos, como la salud del vehículo o cualquier problema de mantenimiento que tengamos que resolver. Es más, todo el sistema está pensado incluso para monitorizar el coche cuando no lo conducimos nosotros… por ejemplo, cuando un hijo lo lleva de un lado a otro.

Precisamente, este sistema está pensado para establecer límites en el uso del coche basados ​​en la ubicación o los límites de velocidad, recibiendo un mensaje de SmartLink en nuestro móvil cuando una de esas fronteras se ha superado.

Como parte informativa del sistema, todos los conductores que incorporen este SmartLink en sus vehículos podrán acceder a consejos de conduccción, algo que en Ford llaman “entrenamiento eficiente” y que nos permitirá maximizar el ahorro de combustible mejorando nuestra forma de acelerar o frenar el vehículo. Eso sí, tantas mejoras (y tan interesantes) tendrán un precio que Ford debe anunciar todavía para esos modelos de 2010 en adelante y, como siempre, dependerá mucho de la gama que tengamos que este SmartLink nos saldrá más o menos barato. Interesante es, sin duda.