Aunque tras el lanzamiento de Nintendo Switch todo han sido grandes y buenas críticas por el trabajo realizado por los japoneses, el único punto negro está llegando por culpa de uno de los elementos diferenciadores de la nueva consola: los Joy-con, que vienen a ser el equivalente de aquellos míticos Wiimote de Wii que se estrenaron hace 11 años.

Tal y como os informamos ayer, la mayoría de usuarios que han comprado su Nintendo Switch han reportado problemas de conexión con el Joy-con izquierdo, que repentinamente pierde contacto con la consola y nos deja tirados en medio de la partida. Según ha reconocido la propia compañía, hay un problema con el alcance del Bluetooth y los obstáculos o interferencias de otros aparatos.

Problema de diseño

Han sido varios los jugadores que han querido buscar la causa para desarrollar una solución a este problema y parece que ya se ha localizado: existe un error de diseño por parte de Nintendo, que ha sepultado bajo algunos componentes el emisor Bluetooth del Joy-con izquierdo, lo que provoca que el alcance se venga abajo.

Al estar tan escondido dentro del Joy-con, el chip parece que pierde la conexión en cuanto se interpone un objeto o una interferencia potente, lo que obliga a los jugadores a tener que acercarse más de lo deseado a la máquina y tener mucho cuidado de no girar demasiado el mando. En nuestro caso, hemos padecido problemas de desconexión si la parte frontal del Joy-con la orientamos hacia nosotros. En el momento que apuntamos hacia la consola, la conexión se recupera.

La solución es compleja

Como os decimos, en las últimas horas han trascendido algunos artículos que muestran dónde está el problema y cómo resolverlo. Parece ser que la manera de corregir estas desconexiones pasaría por instalar una miniantena en el interior, con un cable que tendríamos que fijar a dos extremos.

Joy con de Nintendo Switch

Ese cable metálico deberíamos instalarlo tal y como lo podéis ver en la imagen que tenéis justo encima y que es la parte del Joy-con que queda sepultada bajo otros componentes que impiden la buena comunicación del chip Bluetooth. Tan eficaz es este remedio que el mismo usuario que ha mostrado cómo hacerlo ha probado a alejarse mucho, pero mucho, mucho de la Nintendo Switch y el Joy-con izquierdo no pierde la conexión en ningún momento.

Eso sí, ahora solo falta por saber qué hará Nintendo porque si estamos ante un problema de diseño lo mismo tendría que plantearse ofrecer una solución duradera a todos los que han comprado la nueva consola. ¿No?