Una de las grandes ventajas que tiene Nintendo Switch es que viene de serie con un conector USB Tipo-C y que podremos conectarle sin problemas uno de esos powerbanks externos si nos quedamos sin batería. Recordad que la pila de la nueva consola de los japoneses solo tiene 4.310 mAh. lo que nos dará una autonomía de unas cuatro horas.

Obviamente, si estáis fuera de casa y no contáis con un enchufe cerca, la única manera de seguir combatiendo a Ganon en The Legend of Zelda Breath of the Wild es utilizando una batería externa y, aunque la mayoría de las que se venden para dispositivos móviles os van a servir, no está de más profundizar exactamente en los requisitos que debe cumplir.

Lo primero que debéis saber es que el amperaje y los voltios o vatios que debe tener no los debéis ir a buscar a las especificaciones que se indican en el cargador de la consola. Aunque está pensado también para cargar la consola por separado, no hará falta tanta potencia ya que no es lo mismo alimentar el dock y todas las conexiones que trae (con los dispositivos que podemos añadir como un disco duro o un mando) que solo la Nintendo Switch. Es por eso que cuando tenemos la consola fuera del dock, esta solo tiene un consumo de 9,1 vatios, o lo que es lo mismo, 4,68 voltios a 1,94 amperios. Así que la batería que compréis os bastará con que cuente con una potencia de 5 voltios a 2 amperios o superior.

¿Qué capacidad compro?

Para saber qué número de cargas nos ofrece una batería no podemos hacer una simple regla de tres y ya está. Es algo más complicado. Se tiende a pensar que si compramos una batería externa de 20.000 mAh. y Nintendo Switch cuenta con una pila de 4.310, solo hay que dividir y nos sale el número exacto. En este caso serían 4,6 cargas. Pero no funciona así.

Batería USB Tipo-C

La realidad es que una batería externa nunca transfiere el máximo de carga posible al dispositivo que la conectamos, sino un porcentaje que varía entre el 65 y el 70 por ciento. Ese factor corrector hay que aplicarlo obligatoriamente para tenerlo en cuenta cuando vayáis a la tienda a comprar una powerbank para vuestra Nintendo Switch. Así que recalculando esos 20.000 mAh. del ejemplo anterior, ¿cómo quedaría la fórmula? Pues muy sencillo: dividimos los 20.000 mAh. de la batería externa entre los 4.310 mAh. de la pila de la consola y después multiplicamos por el porcentaje de energía que de verdad recibe (0,65), lo que nos da un total de 3 cargas completas.

Tened en cuenta que hemos escogido el valor más bajo (0,65) por lo que si compráis una pila fabricada con buenos componentes y de una marca fiable, esa cantidad de cargas podría incrementarse sin problemas.