Los sistemas de pago contactless están siendo los protagonistas en los últimos tiempos de algunos avances realmente sorprendentes. Eso de pagar con el móvil, o con el reloj, es una comodidad que ya nos está facilitando la vida muchísimo y, sobre todo, nos permite garantizarnos la seguridad en la mayoría de las transacciones.

Y si a esa revolución le añadimos que es virtualmente posible convertir cualquier objeto de nuestro día a día en un potencial portador de un chip NFC, pues llega el momento de temernos lo peor. Prueba de ello es que las ideas más rocambolescas están empezando a tomar forma, como esta que os traemos de Visa y que, según cuentan desde la empresa, es solo la punta del iceberg.

El caso es que ha sido en la pasada edición del festival SXSW (sobre cine, música, educación, nuevas tecnologías, etc.) que se celebró este último fin de semana donde Visa mostró nuevas formas de pagar con objetos tan convencionales como… unas gafas.

Un plan más ambicioso de Visa

La idea es, para competir con los nuevos gadgets que llegan al mercado con capacidad de pago contactless, desarrollar una serie de objetos pay que nos inviten a dejar en casa incluso las tarjetas de crédito, permitiéndonos completar cualquier transacción con unas simples gafas de sol, un anillo, un collar e incluso unos gemelos de los que se llevan puestos con las camisas de los trajes.

Visa anillo de pago

Según el director de marketing e innovación de Visa, Chris Curtin, “Nuestra opinión es que tomamos factores de forma que nadie se espera y que estarán habilitados para el pago, como unas gafas de sol o un anillo y mostrar al mercado todo lo que se puede hacer”.

Al fin y al cabo a Visa le debe dar igual si el chip para pagar está dentro de una tarjeta de plástico o en unas gafas de sol aunque bien es cierto que hay quien desconfía y cree que ante un caso de pérdida podríamos tener un problema de seguridad.

En este punto, podríamos incluso pasar la oración por pasiva: si os encontráis unas gafas por la calle y las empezáis a usar, ¿podríais imaginar que podéis pagar con ellas? O tiene un logotipo enorme de Visa a uno de los lados o lo más seguro es que nadie acabara por enterarse. De todas formas, siempre nos quedará la opción de darla de baja al instante gracias a alguna app que ya estarán desarrollando.

¿Os lanzaríais a pagar vuestras compras con este tipo de wearables?