Hace unos meses, te mostramos todos los detalles de IKEA Symfonisk , la nueva gama de altavoces fabricados de forma conjunta por la firma de muebles sueca y Sonos. Unos productos que destacan por su diseño único: un altavoz cuenta con forma de lámpara, y otro parece una estantería. ¿El resultado? dos soluciones de gran calidad de acabados, con una gran experiencia sonora y, lo que es mejor, se mimetizan perfectamente con tu hogar. El problema es que hay que acercarse a ellos para utilizar a los nuevos miembros de la familia Symfonisk .

Y es que, uno de los grandes puntos fuertes de los nuevos altavoces Symfonisk , es su ajustado precio. De esta manera, la lámpara de mesa y altavoz Symfonisk cuesta en España 179 euros, mientras que el modelo que hace las funciones de balda, se queda en solo 99 euros. Teniendo en cuenta el prestigio de la firma de sonido que se esconde debajo de estos dos curiosos accesorios para tu hogar, está claro que su calidad auditiva está más que conseguida.

IKEA lanza unas persianas inteligentes que son muy económicas

Eso sí, si te estás valorando comprar estos altavoces camuflados de IKEA, que sepas que dentro de muy poco tendrás un nuevo aliado que no deberá faltar en tu casa. Más que nada porque, el fabricante de muebles sueco acaba de lanzar en Francia un control remoto que te permitirá controlar diferentes parámetros de tus altavoces Symfonisk sin necesidad de acercarte.

Así es el nuevo control remoto de los altavoces Symfonisk

A través de la página web de IKEA Francia, hemos podido ver este control remoto de la familia Symfonisk. Su precio es realmente atractivo, solo cuesta 14.99 euros, y es compatible con toda la línea de altavoces de IKEA y Sonos.

De esta manera, a través de panel táctil situado en la parte superior, podremos presionar hacia abajo una sola vez para pausar o iniciar la reproducción. Podremos presionar dos o tres veces para saltar las pistas hacia delante o hacia atrás. O girar su dial en dos direcciones para aumentar o reducir el volumen. Y su soporte magnético permite utilizarlo en una mesa o una pared.

Eso sí, aparte de este producto, hará falta tener el enlace Trådfri, que cuesta 30 euros. Pero, teniendo en cuenta que la gama de soluciones inteligentes de IKEA no para de aumentar, vale la pena hacer esta inversión por tal de disfrutar de las ventajas que ofrecen, en términos de relación calidad precio toda su gama de productos.