Desde que los primeros relojes inteligentes llegaron al mercado allá por el año 2013, muchos fabricantes han buscado en sus pantallas LCD el atractivo de tener en la muñeca una réplica de nuestro móvil que nos permitiera desde ver la hora hasta jugar con un videojuego. ¿Pero y si esa revolución smartwatch no estuviera en esa fórmula que parece no estar seduciendo al grueso del mercado?

Es por ello que cada vez más surgen alternativas como este Stark, que en lo más profundo de su corazón es un smartwatch pero que no da la sensación de serlo, entre otras cosas, porque su esfera es de lo más tradicional: tiene sus indicadores de hora, sus manecillas y no se puede cambiar nada de nada en sus 36mm. de diámetro.

Stark, lo importante está dentro

Así las cosas, Stark (¿Juego de tronos?) es un smartwatch (híbrido lo llaman sus creadores) que parece un simple reloj pero que oculta en su interior todo tipo de sensores capaces de reportar a un smartphone toda nuestra actividad física diaria. Y eso incluye los pasos que damos, la distancia que recorremos, las rutas que tomamos, las caloría consumidas, recordatorios de inactividad, seguimiento del sueño, alarmas, notificaciones del móvil (muy básicas) y algunos tweaks para sacar fotos, buscar el móvil, etc.

Además, una de sus grandes virtudes es que no hay que cargarlo a diario y con una pila de botón (CR2032) podremos aguantar hasta cuatro meses ininterrumpidos de este reloj Stark en nuestra muñeca. A la antigua usanza. Eso sí, todo el core del sistema reside en su aplicación para iOS y Android que nos permite conectar el reloj con el smartphone gracias a su conectividad Bluetooth.

Objetivo superado en Kickstarter

Stark es un reloj que está disponible para patrocinar en Kickstarter y al que le faltan todavía 28 días para concluir la campaña. Ahora mismo ya ha superado con creces su objetivo de 20.000 dólares y va por los 76.000 recaudados, así que se llevará adelante sin problemas. A día de hoy cuenta con 1.212 patrocinadores y si estáis interesados, tenéis pack de apoyo a la iniciativa a partir de 1 dólar aunque luego hay ofertas de 50 y 60 dólares que os proporcionarán uno de estos relojes.

Este smartwatch Stark saldrá a la venta a un precio de 80 dólares a partir de junio de este mismo año, cuando se empezarán a enviar las primeras unidades a todos los que han ofrecido su apoyo a este proyecto que, sin duda, parece un buen camino para aquellos que no quieren gastarse 300 ó 400 euros en un reloj y que prefieren mantener la idea de que en su muñeca llevan un watch clásico.

¿Os parece buena idea?