Spotify estaría trabajando en su primer hardware nativo, o lo que es lo mismo, en su primer dispositivo móvil fabricado por la plataforma de streaming y con una extraña mezcla de conceptos. De hecho hemos conocido que Spotify trabaja en un wearable mezcla de iPod, Pebble y Echo.

A muchos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez la idea de que estaría bien contar con un reproductor propio de Spotify para reproducir su música sin necesidad del móvil. Y parece que algo parecido estaría desarrollándose en los cuarteles generales de la firma nórdica. Al menos eso es lo que hemos conocido ahora gracias a una oferta de trabajo de la plataforma de streaming, este movimiento ¿tendrá algo que ver con que Apple Music supera a Spotify en usuarios?

Spotify trabaja en un wearable propio

Esa es la primera conclusión a la que se llega tras haberse conocido una oferta de empleo de Spotify donde se detallan las funciones del puesto, y donde se citan dispositivos similares a los planeados por la firma. En esta oferta de empleo se detalla que la misión del puesto será “ofrecer un hardware directamente desde Spotify para los actuales y futuros clientes de Spotify, y que será un wearable mezcla de Pebble Watch, Amazon Echo y Spectacles de Snapchat.

Spotify trabaja en un wearable

Esta mezcla tan extraña de dispositivos y conceptos sería la línea maestra de desarrollo de este primer wearable de la firma, y que supondría el acercamiento de la plataforma de streaming a un terreno aún inexplorado por este tipo de servicios. Se especula con que Spotify esté desarrollando de esta forma su propio “iPod” o reproductor de su enorme catálogo de música, tal y como lo hacen dispositivos como Mighty, una especie de iPod Shuffle que reproduce Spotify sin necesidad de un teléfono móvil o dispositivo similar.

El hecho de que se hable también de Pebble apunta a que se podría tratar de un smartwatch y en lo referente a Alexa podrían incluso estar desarrollando su propio asistente personal. Respecto de Spectacles, podemos pensar que este nuevo dispositivo pueda contar con algún elemento multimedia con el que sea posible crear y compartir contenidos de audio o vídeo. En cualquier caso parece un paso acertado de Spotify, que gracias al desarrollo de su propio hardware podría diversificar su negocio y aprovechar su enorme base de clientes para popularizar un dispositivo que en palabras de la propia compañia debería revolucionar la forma en que escuchamos y disfrutamos la música a través de esta plataforma. No es el primer competidor de Echo que conocemos, se especula con que Microsoft está desarrollando el suyo.