Samsung ha lanzado un nuevo accesorio que tiene por objetivo solucionar los problemas de autonomía que se pueden tener con los dispositivos móviles. El producto se llama Samsung Wireless Charger Portable Battery, y llega como una excelente opción para terminales como por ejemplo el Galaxy S10.

A la espera de la llegada final al mercado de los nuevos teléfonos de gama alta de la forma coreana, que se producirá el 8 de marzo, son varios los accesorios que la compañía ha fabricado pensando en ellos (más allá de los Galaxy Buds). La batería de la que hablamos es un claro ejemplo, ya que ofrece opciones que son perfectas para los smartphones mas actuales, y un claro ejemplo es la posibilidad de utilizar recarga inalámbrica (compatible con el estándar Qi).

Primeras impresiones del Samsung Galaxy S10+, gran potencia y excelente diseño

Evidentemente, a este nuevo producto no le falta también la posibilidad de realizar cargas dando uso a cable -incluido-, que permiten una mayor rapidez a la hora de rellenar la batería. Así, Samsung Wireless Charger Portable Battery incluye una salida USB tipo A (tradicional) y, adicionalmente, también integra a USB tipo C, lo que encaja perfectamente en el mercado actual donde este tipo de interfaz cada vez es más utilizada. Por cierto, que las potencias de salida que ofrece este accesorio son las siguientes: en el modo inalámbrico se alcanza los 5 W, mientras que por cable se llega hasta 15 W, una diferencia notable pero en ambos casos se consigue una excelente compatibilidad.

Samsung Wireless Charger Portable Battery de color plateado con cable

Carga interna de Samsung Wireless Charger Portable Battery

Este es un detalle importante en toda batería externa, ya que de esto depende del número de veces que es capaz de rellenar un terminal que se conecta. En el caso de Samsung Wireless Charger Portable Battery son 10.000 mAh (que no supone problema alguno en los aeropuertos). Esto significa que es capaz de completar procesos hasta dos veces con los Galaxy S10+ y, en el caso del Galaxy S10e, se consigue un ciclo adicional. Por cierto, no le falta un útil sistema de LEDs para suministrar información al usuario del estado de la batería.

En lo que tiene que ver con el diseño de Samsung Wireless Charger Portable Battery, este es metálico y es seguro que se pondrá a la venta en dos colores: plateado y rosa. Por ahora no se tiene dato alguno de sus medidas concretas ni del peso, y tampoco la compañía ha indicado cuál será el precio que tendrá este accesorio -que podría rondar los 70 euros-. Un interesante accesorio que encaja como un guante con los nuevos Galaxy S10 y los Galaxy Buds.

Los mejores gadgets que hemos probado en Topes de Gama