Aunque el Apple Watch no es un dispositivo que se quede corto de batería (ya que aguanta tranquilamente un par de días o más sin pasar por el cargador), lo cierto es que nunca viene mal un extra de energía para garantizarnos que, ante un problema sobrevenido, tengamos reservas para tirar un rato más. Y Apple cree haber encontrado una solución tan curiosa como efectiva.

Correas con baterías

Así que Apple se ha preguntado ¿de dónde puedo sacar un poco de energía extra si el Watch ya cuenta con una pila que, de momento, no se puede hacer más grande? Y la respuesta ha salido sola ya que el único componente que quedaba por involucrarse en esta tarea eran las correas.

Dicho y hecho. Los de Cupertino han patentado una solución tan original como eficaz que permitirá que recarguemos la pila del reloj rápidamente y sin recurrir a baterías externas o accesorios que no encajen con el diseño del smartwatch.

La solución a ese reto llega con forma de batería encajada dentro de la correa (como podéis ver en la figura que tenéis debajo) y de la que sale un cable hasta un módulo circular que se adhiere a la zona de carga inalámbrica del reloj. Como seguramente la idea es que el Watch siga siendo funcional aun en estas circunstancias, los de Tim Cook han puesto en esa pieza de recarga unos sensores biométricos que nos permitirán seguir midiendo nuestra frecuencia cardíaca, etc.

Apple Watch

Solo queda por conocerse si, esta patente, es algo más que una idea proyectada en un papel o si existe algún tipo de prototipo que certifique su utilidad, sobre todo porque la batería, el cable y la pieza de recarga deben ser lo suficientemente delgados como para no provocar molestias a quienes usen el Apple Watch o, de lo contrario, será un bonito complemento que solo podremos usar cuando nos lo quitemos de la muñeca.

Decir que esta batería (o lo que sea), según la información remitida por Apple, tendrá un funcionamiento bastante inteligente ya que contará con un sistema que evita el sobrecalentamiento de la pila, al regular el flujo de energía que manda al reloj. Y es que esta batería extra sabrá en todo momento si el usuario está usando el Watch o no. De esta forma no se provocarán (en teoría) quemaduras.

Este conjunto de powerbank para el Apple Watch se podrá cargar de manera independiente a través de un cable Lightning o con el propio sistema por inducción que utiliza el reloj de los de Cupertino. Lógicamente, es de imaginar que todo el conjunto tendrá un sistema de anclaje lo suficientemente sencillo y fiable como para aficionarnos a su uso. Si no fuera así, poco sentido tendría comprar este extra de energía cuando, hasta el día de hoy, el Apple Watch cumple con su cometido de superar con holgura un día de funcionamiento.

¿Os parece interesante esta solución de Apple para nutrir de un poco de energía extra a su Watch? Por cierto, ¿os habéis fijado que el diagrama muestra un smartwatch de esfera circular?