En más de una ocasión hemos indicado en Topes de Gama que el futuro de los pagos pasa por los smartphones. Por ello, diferentes compañías como Samsung o Apple se posiciona en el mercado para no quedarse en fuera de juego. Pues bien, un ejemplo de lo que decimos es el anuncio que ha realizado Banco Santander respecto al uso de estos dispositivos en sus cajeros.

Esto, evidentemente, supone un golpe para las tarjetas de crédito que cada vez tienden a perder importancia a la hora de realizar pagos e, incluso, son muchos los que buscan cuentas que no las incluyan por su coste -y, en su defecto, desean utilizar exclusivamente el teléfono móvil-. El caso, es que Banco Santander ha indicado que los smartphones se podrán utilizar en sus cajeros aprovechando la tecnología NFC (contactless). Un paso importante y que viene a dar continuidad al proceso de actualización tecnológica de la entidad donde ya está presente el uso de Apple Pay.

Uno de los detalles más interesantes que se han indicado es la compatibilidad actual de los cajeros que tiene Banco de Santander: se sitúa en el 40%, con un proceso continuo de cambio de las unidades ya existentes para posibilitar el uso de los smartphones. En lo que respecta a las operaciones admitidas, donde no falta la retirada y el ingreso de efectivo (así como el pago de recibos), se busca la máxima seguridad posible ya que se utiliza como método de confirmación la huella dactilar, con los lectores de huellas cada vez más extendidos en los terminales móviles.

Oficina Baco Santander

Un avance significativo el uso de los smartphones

Por el momento, la compatibilidad del uso de los teléfonos se restringe a los modelos con sistema operativo iOS, pero se ha anunciado por parte de Banco Santander que en junio los modelos con Android también se podrán utilizar (¿esto quiere decir que en ese momento el banco será compatible con Android Pay?). La entidad, por cierto, ha comunicado que el uso de los smartphones con los cajeros supone un gran avance en varios apartados, como por ejemplo por conseguir una operativa más actual e intuitiva y, como no, el aumento de la seguridad de forma considerable por el uso del sensor biométrico antes mencionado.

Pago cajero con smartphone

La verdad es que es sólo cuestión de tiempo, y no mucho, que las tarjeta de crédito vayan perdiendo su vigencia como elementos básicos en el pago móvil y, debido a las amplias opciones -incluso de seguridad- que ofrecen los smartphones, es completamente lógico que estos acaben por “fulminar” al conocido como dinero de plástico. Y, además, las nuevas generaciones de usuarios demandan este tipo de usos en los dispositivos que siempre van con ellos y que los utilizan para casi todo tipo de cosas.