Los hogares conectados son cada vez más importantes para las compañías y, también, los usuario. Poco a poco la idea de poder gestionar ciertos dispositivos utilizados en el día a día, como pueden ser los termostatos -con productos como los  de Nest– o la iluminación gracias a la llegada de bombillas inalámbricas, es cada vez mças valorado para el uso en los hogares. Pues bien, en este último tipo de producto es donde ha dado el paso IKEA, como vamos a indicar.

La empresa ha anunciado el despliegue general de una grama de producto denominada Trådfri (antes, en IKEA se probaron en algunos mercado concretos, como por ejemplo Bélgica o Italia), que consta de bombillas conectadas que se controlan de forma remota mediante el uso de un dispositivo de entrada que se conecta a Internet creando una red local WiFi que permite la gestión de las mencionadas bombillas.

Un detalle bastante interesante de las nuevas bombillas de IKEA es que funcionan dando uso al estándar ZigBee, que es uno de los más extendidos actualmente en todo el mundo y, un ejemplo de lo que decimos, es que las bombillas Philips Hue lo utilizan. El caso, es que este detalle asegura buen funcionamiento y compatibilidad, lo que no es precisamente un tema menor para el tipo de dispositivo conectado del que estamos hablando.

Curiosidades de las bombillas de IKEA

Pues, como se puede ver en el vídeo que dejamos tras este párrafo, las bombillas llegan con un elemento de control también inalámbrico que permite el subir o bajar la intensidad de las luces -algo que convierte a las Trådfrien diferenciales-. Así, con girar este mediante un gesto de muñeca es posible controlar la intensidad de la luz que se desde cualquier lugar, ya que como hemos indicado no se necesita cable alguno para funcionar.

Por cierto, la propia IKEA ha indicado que el tiempo de uso de las bombillas se estima en 25.000 horas y que estas disponen de tres puntos de intensidad: 2200 K, 2700 K y 4000 K. Adicionalmente se ha comunicado por parte de IKEA que los paneles LED Floalt serán compatibles con el estándar de luces conectadas que hemos mencionado, aumentando de esta forma las posibilidades para los usuarios.

La llegada de esta bombillas y el elemento de control se sitúa en el mes de abril de este año 2017, siendo España uno de los lugares donde se podrán comprar. El pack de inicio -que consta de dos bombillas y el adaptador de control que se conecta a Internet- tendrá un precio aproximado de 79 euros, por lo que no será caro y podrá competir con productos de compañías como Xiaomi. El control de intensidad, por su parte, tendrá un coste de unos 27 euros y, como es lógico pensar, existirán bombillas de diferentes características.