Si os gusta bailar en cuanto se escuchan las primeras notas de un tema musical, debéis saber que estos BeatMoovz os van a permitir ir un paso más allá, llegando al extremo de que no hará falta seleccionar una playlist ni nada parecido: vais a ir creado la música a medida que la bailáis por lo que, ¿imagináis una manera más natural y directa de vivir una experiencia musical?

Presentadas en una feria del juguete en Nueva York, estos BeatMoovz son el trabajo de un ingeniero llamado Daigo Kusunoki al que parece que le encanta bailar y que no ha tenido mejor idea que desarrollar dos pulseras que nos podemos poner para bailar e ir generando en tiempo real la música que bailamos.

Latidos como notas musicales

Estos BeatMoovz están compuestos por dos pulseras de goma (blanda) que llevan en su interior un acelerómetro y un emisor Bluetooth para conectarse a unos altavoces. En el momento que movemos alguna de las pulseras se produce un sonido y este se escucha como si fuera una nota musical. ¿Cómo podemos componer un tema a partir de ahí? Pues muy sencillo, configurando el tipo de latido que vamos a producir con cada pulsera.

Como podéis imaginar, todo el sistema BeatMoovz se gestiona a partir de una aplicación que nos permite escoger entre más de 400 sonidos establecidos por lo que antes de empezar el baile/canción debemos asignar un tono a cada una de esas pulseras. Es más, a medida que pasen los meses, la biblioteca se irá haciendo cada vez más extensa o, al menos, esa es la intención de su máximo responsable. En el vídeo podéis ver con mayor precisión cómo funcionan.

Obviamente, el sistema funciona muy bien para un solo participante, pero cuando se juntan más las variantes se multiplican ya que contamos con cuatro notas (latidos) que sirven para darle más color a la canción. En las pruebas que se han mostrado en esa feria del juguete había quien llevaba hasta cuatro de estas BeatMoovz, al ponerse otras dos pulseras en los tobillos. Seguramente es una versión bastante extrema pero que puede dar resultados estupendos a quien los usa.

Estas pulseras sirven para componer música y bailar al ritmo de nuestro instinto pero para aquellos que les gusta realizar tipo de perfomance más refinadas, que sepan que pueden configurar las pulseras con sonidos de robots e imitarlos, dando una genial sensación de que nuestras articulaciones se escuchan con cada movimiento, como los androides de las míticas películas de los 50, aquellas en las que siempre había un extraterrestre dispuesto a invadir la Tierra.

De momento estas BeatMoovz han encontrado distribuidor en EE.UU. y no se sabe de nada de un posible salto a otros países del mundo. Aun así, siempre es posible conseguirlas, o bien de importación, o bien a través de páginas como Amazon o eBay. El precio establecido por la marca es de 59,99 dólares para dos pulseras.