Si el otro día os informábamos de que Nikon ha empezado el año con una mala noticia, al tener que cancelar definitivamente el lanzamiento de su serie DL destinada a llevar al mercado cámaras compactas con grabación de vídeo 4K, hoy nos vamos al extremo contrario y os vamos a mostrar las buenas nuevas que prepara otro de los líderes del mercado como es Canon, que ya tiene sus tres primeros modelos anunciados para estrenar gama de 2017.

Se trata de tres cámaras enfocadas a públicos muy distintos pero que tienen un denominador común: ninguna de ellas graba en resolución 4K, por lo que las únicas alternativas que nos quedan de la marca japonesa para dar el salto al UHD son modelos como los EOS 5D Mark IV, EOS 1D C y EOS 1DX, que tienen precios que oscilan entre los 3.500 euros de la más barata hasta los casi 6.000 de la más cara.

Tres nuevos modelos para 2017

Canon ha presentado tres modelos que llegarán en el mes de abril a las tiendas y que vienen a renovar algunas gamas ya existentes en el mercado. Por ejemplo, en el caso de la Rebel T7i, la más económica de todas y que vendrá a costar unos 750 euros, supone la renovación de los modelos T6i y T6s aunque con mejoras más que palpables, como la inclusión del procesador de imágenes de Canon más avanzado, el DIGIC 7. Es, además, la primera de las Rebel que incorpora el sistema de autoenfoque Dual Pixel que permite a la T7i enfocar en apenas 0,03 segundos. El triple de rápido que sus predecesoras .

Canon gama 2017

La segunda de esas cámaras que Canon ha presentado es la 77D. Está equipada con el sensor CMOS APS-C de 24.2MP con CMOS AF de doble píxel y el procesador de imagen DIGIC 7 y viene a ser una versión con un cuerpo mayor de la Rebel T7i. Eso sí, su precio se dispara ya hasta los casi 900 euros pero se nota en la robustez de su acabado y añade una pantalla LCD en la parte superior para calibrar los parámetros de la cámara más rápidamente. Además, cuenta con un dial extra y desde la marca quieren enfocar su venta a aquellos usuarios que desean unos resultados más profesionales, tanto en sus fotografías como en los vídeos que, recordemos, graban todas a 1.080p.

Por último tenemos la Canon M6 que es una renovación de la M5 y que no cuenta con visor réflex aunque podremos incorporarle uno que nos vende la propia marca. Tiene una apariencia más de cámara compacta (salvando las distancias) pero sus resultados no dejan de ser espectaculares gracias, por ejemplo, a su estabilizador de imagen. Tiene un kit de lentes completamente rediseñado (EF-S 18-55mm.), su precio rondará los 800 euros y entre sus virtudes encontramos la posibilidad de disparar 9 fotografías por segundo en el modo autofocus o 7 si optamos por la opción continua de enfoque automático.

Como os decimos, para Canon el vídeo 4K no es todavía una prioridad y se nota porque en pleno 2017 no ha considerado clave incorporarlo en sus gamas más económicas. Por lo que quitando este pequeño descuido, sin duda que estamos ante una gama renovada y que va añadiendo nuevas prestaciones a modelos que están plenamente instalados en el mercado.