En la actualidad es complicado diferenciar muchas veces cuándo estamos viendo por televisión algo que está ahí, delante de las cámaras, o que se ha creado por ordenador. Anoche, la Super Bowl nos mostró en el descanso la actuación de Lady Gaga y, si estabais despiertos, seguro que pensasteis que esa enorme bandera de los EE.UU. era producto de una sofisticada animación 3D. Pues nada de eso.

Drones detrás de Lady Gaga

El caso es que tras impresionar al mundo con ese espectacular baile de luces detrás de la cantante y que terminaron por colocarse mostrando la bandera de las barras y estrellas, esas luces pronto tuvieron nombre y apellidos y nos demostraron que el universo de los drones sigue sorprendiendo a propios y extraños. Tan pronto sirven con fines militares como para llenar de luces el cielo de Texas en plena Super Bowl.

Como os decimos, tras acabar la Super Bowl, muchos espectadores se preguntaron cómo habían creado esas luces en el cielo y la respuesta la encontramos en Intel y un sistema de drones de fabricación propia que ya habían demostrado algunas de sus virtudes en un espectáculo de luces en el mismísimo Disney World, donde hasta 600 de estos aparatos surcaban el cielo con sus LED para ofrecer una coreografía de luz y color incomparable. Anoche esa cantidad se redujo a la mitad, hasta solo 300.

Controlados por ordenador

Este proyecto de Intel lleva dos años de desarrollo y está formado por tres elementos fundamentales: los drones, las lanzaderas desde las que despegan y aterrizan, y un ordenador que se encarga de controlarlo todo. Este sistema es el más sofisticado del mercado ya que la computadora es capaz de gestionar cada uno de esos aparatos por separado y darles todo tipo de indicaciones sobre trayectoria y lugar que deben mantener dentro del espectáculo. Tened en cuenta que no existe hardware de detección de colisiones por lo que el éxito de la actuación depende de lo que el ordenador tenga programado para cada espectáculo.

Se trata de una tecnología muy compleja y que es capaz de gestionar centenares de aparatos a la vez, lo que supone un reto a la hora de coordinar correctamente el espectáculo que se quiere mostrar y que, según la propia Intel, ofrece un tope máximo de control de hasta 10.000 drones. Sí, sí, habéis leído bien, este sistema que anoche pudimos ver en la Super Bowl en la actuación de Lady Gaga puede soportar todas esas luces volando al mismo tiempo en el cielo y, lo más sorprendente de todo, sin llegar a chocar.

Estos drones son fabricados en Alemania y se pueden montar rápidamente en apenas 15 minutos ya que no necesitan ni tornillos. Según sus creadores todas las piezas encajan milimétricamente y no hacen falta ni herramientas. Por último, decir que la parte inferior es en la que se alojan las luces de LED de colores que anoche permitieron ver la bandera de los EE.UU. detrás de Lady Gaga en Houston.