Los contenidos 4K y HDR están pasando de ser algo muy puntual a cada vez resultar más habitual el encontralos. Así, plataformas como Netflix los ofrecen ya en su catálogo y, por lo tanto, hacerse con un televisor que sea compatible con ellos es algo que los usuarios valoran actualmente si tienen en mente cambiar el que utilizan. Si deseas lo mejor en este apartado, lo ideal es hacerte con un modelo Samsung QLED que se presentaron no hace mucho, y se muestran superiores a otros como por ejemplo los que dan uso a paneles OLED.

Y decimos esto debido a uno de los apartados que son fundamentales en lo que tiene que ver con las imágenes 4K y, también, HDR. Evidentemente no se deben olvidar apartados como la calidad de los negros, donde los OLED toman cierta ventaja, pero hay que tener en cuenta que los QLED de Samsung son muy superiores a los LCD, lo que en parte se consigue debido al uso de paneles VA en vez de IPS. Pero, en el caso del que hablamos, la importancia del brillo se muestra como capital a la hora de valorar la calidad de imagen y, en especial, la luminosidad que estas ofrecen.

Las razones de peso en las Samsung QLED

El gran motivo por el que los televisores que utilizan esta tecnología no tienen rival (incluyendo a los OLED donde fabricantes como LG son los que las utilizan) es el siguiente: alcanzan los 2.000 nits, sólo siendo igualada esta marca por un modelo de Sony actualmente. Es decir, que duplican a la inmensa mayoría de los productos de gama alta e, incluso, en lo que tiene que ver con las pantallas LCD casi se llegan a triplicar el brillo que ofrecen -y, siempre, hablamos de lo mejor del mercado-. Por lo tanto, al combinarse este apartado con la gran calidad de los negros en los Samsung QLED, se consigue la mejor calidad posible a la hora de reproducir contenidos HDR -aunque las OLED gracias a la profundidad de los negros permiten disfrutar de un alto contraste entre las partes iluminadas y las que no lo están… por lo que para nada son una mala opción-.

A lo comentado del brillo, hay que sumar que los televisores Samsung QLED ofrecen una calidad en los colores muy destacable (gracias a Quantum Dot, que aumenta las estabilidad de los canales RGB) y, también, un amplio contraste. De esta forma, se convierten en una excelente opción a la hora de disfrutar de contenidos HDR y, en especial, a calidad 4K. Un apartado muy interesante de estos televisores es que, al no disponer de retroiluminación, son más eficientes en el apartado del consumo.

LG Signature W OLED

Evidentemente todo esto depende mucho de los que se pueda gastar a la hora de realizar la compra de un nuevo televisor. Si no tienes problemas en este apartado, y puedes hacerte con lo mejor que hay, elegir un Samsung QLED es una gran opción como bien indican en ADSLZone, ya que su brillo, buen contraste y excelentes ángulos de visión les hace ser de lo más recomendable. Los modelos OLED y sus negros “infinitos” no se deben descartar, ya que también dan unos resultados muy buenos. Pero, ahora mismo, nos decantamos por lo nuevo de la compañía coreana.