Cada vez son más las compañías que deciden lanzar su propia cámara deportiva. Y, esto, es lo que resulta evidente con la llegada de la Casio G’z EYE, que es la primera de esta compañía en el segmento del que hablamos. Os contamos las características más importantes que ofrece, entre las que destaca la gran desasistencia que tiene al ser tipo rugerizada.

Estéticamente este modelo denominado Casio G’z z es un dispositivo llamativo y algo diferente (su nombre interno es GZE-1). Con unas líneas redondeadas y una carcasa que evidentemente le aporta protección, esta cámara ofrece amplias opciones de control. Nos explicamos: es posible tanto manejarla a distancia con un teléfono móvil que esté conectado, como dando uso a los botones que se integran. Por lo tanto, se puede utilizar el periférico en casi cualquier situación.

GoPro Hero6, nuevo referente de las cámaras de acción 4K

Un ejemplo de la amplia resistencia que ofrece la nueva Casio G’z EYE es que es posible sumergirla hasta un máximo de 50 metros de profundidad sin necesidad de utilizar accesorio alguno. Por lo tanto, hacer grabaciones submarinas es una de sus posibilidades. Adicionalmente, la carcasa de protección antes mencionada aporta un extra de resistencia, por lo que el propio fabricante asegura que este producto es capaz de aguantar impactos desde una altura de hasta cuatro metros. Esto último no está nada mal y es todo un seguro de vida.

Interior de la cámara Casio G'z EYE

Cámara integrada en la Casio G’z EYE

Este es otro de los elementos esenciales en un dispositivo de este tipo, ya que indica la calidad de grabación que permite la cámara deportiva (que es, evidentemente, una de sus funciones principales). Aquí hay que decir que se incluye un elemento con un focal de F:2.8 y que el angular ofrecido es de 190,8 grados, por lo que es complicado que se queda nada fuera de plano cuando se utiliza la Casio G’z EYE. Si te preguntas por la calidad al grabar que permite este dispositivo, la máxima es de Full HD a 30 cuadros por segundo -permitiendo realizar trabajos a cámara lenta con 120 FPS, pero en este caso se baja 480p-.

Un detalle curioso es que si, por casualidad, se tiene un smartwatch Casio Pro Trek que utiliza sistema operativo Android Wear, se incluye una aplicación combinada que permite utilizar este accesorio wearable como elemento de control en el que, incluso, es posible ver lo que se tiene delante de la cámara Casio G’z EYE. El lanzamiento de esta cámara comienza en Japón con un precio de 46.000 yenes (lo que al cambio se queda en 350 euros). Por el momento, no hay fecha exacta para su despliegue global.