Como os hemos dicho otras veces, Apple en los últimos tiempos ha dejado de ser una empresa que marca el camino en ciertos aspectos y que se toma su tiempo hasta que decide utilizar algo que los demás ya explotan desde hace tiempo: le pasó con las pantallas grandes en sus móviles, le pasó con el famoso NFC y ahora le ocurre lo mismo con el 4K en su Apple TV.

Son varios los modelos de set-top-box que han dado el salto desde el FullHD hasta el 4K y, entre ellos, el que más peligro podría suponer para los de Cupertino: Google con su Chromecast Ultra que llegó al mercado el año pasado y que ofrece unos resultados muy buenos. Eso sí, no es comparable en capacidad y posibilidades de uso al dispositivo de Apple porque necesitamos un móvil, un tablet o un ordenador para hacerlo funcionar, pero es evidente que se trata de un competidor a tener en cuenta..

Apple prepara un nuevo Apple TV

El caso es que según un informe que publica Bloomberg, el mercado da por descontado que Apple lanzará un Apple TV que se centrará en mejorar la calidad de imagen ofreciendo “colores más vivos” gracias a la inclusión de HDR (alto rango dinámico) y, por supuesto, alcanzando por fin resoluciones UHD en nuestro televisor.

Hay que recordar que la cuarta generación de Apple TV que llegó en 2015 supuso la entrada de la tienda de aplicaciones de los californianos para dar soporte a juegos y todo tipo de apps. Es más, si recordáis, también se añadió Siri para realizar búsquedas solo a través de comandos de voz y un panel táctil que se instaló en el mando a distancia.

Apple TV

Según estos informes, dan por hecho que Apple se ha marcado ya definitivamente entrar en el mercado televisivo y unificar todos sus stores digitales alrededor de un único dispositivo conectado permanentemente a la televisión. El Apple TV vendría a ser un todo-en-uno que haría las veces de descodificador de pago para servicios en streaming, con capacidades de consola de videojuegos y reproductor multimedia.

Plataforma de vídeo en el horizonte

En la misma información se vincula claramente la llegada de un nuevo y más potente Apple TV con esa estrategia que han puesto en marcha los de Tim Cook y que intentará competir con gigantes como Netflix, HBO o Amazon Prime. Precisamente de esta última plataforma, Apple ha fichado a Tim Twerdhal, ex jefe de Fire TV en Amazon para dirigir las operaciones de cara a esa expansión.

Además, la llegada del 4K no es algo que simplemente se lleve al nuevo Apple TV y ya está, sino que tiene consecuencias que pueden afectar a millones de usuarios de la iTunes Store, donde los norteamericanos venden y alquilan sus películas. ¿Los compradores habituales de estos contenidos podrán acceder a las versiones 4K de los títulos que ya tengan en su biblioteca o tendrán que volver pasar otra vez por caja? Conociendo a Apple no es descartable que haya que volver a pagar aunque la competencia en streaming, como Netflix, ya tenga contemplada esa posibilidad desde hace mucho tiempo y no encarezca excesivamente sus precios.