Hace unas semanas, el gigante con sede en Cupertino presentó al sucesor de los Airpods. Ayer, tuvimos la oportunidad de ver nuestras primeras impresiones tras probar los nuevos auriculares de Apple. Y hoy, te traemos malas noticias si te están planteando comprar los nuevos AirPods Pro: son imposibles de reparar.

Sí, la firma americana se jactó durante la presentación de su última generación de teléfonos móviles, que usaban materiales reciclables, ya que estaban realmente comprometidos con el medio ambiente. Pues parece que no pasa lo mismo con los nuevos AirPods Pro que, igual que pasaba con versiones anteriores, no hay forma de repararlos.

AirPods Pro

Los AirPods Pro son de usar de tirar: cuando se acabe la batería, compra otros

Como viene siendo habitual, han sido los chicos de iFixit, expertos en desmontar todo tipo de dispositivos, los encargados de abrir los AirPods Pro para mostrarnos todos sus secretos. Y sí, los recientemente presentados nuevos auriculares de Apple han sacado un cero en términos de reparabilidad.

Más que nada porque, en resumen, tienen un diseño no modular, pegado y una falta de piezas de repuesto que hace que la reparación sea cara y muy poco práctica. Exacto, igual que en las dos generaciones anteriores de los AirPods. De esta manera, en el momento en el que la batería de los AirPods Pro comience a degradarse, perdiendo horas de uso, no habrá forma de cambiarla. Directamente tendrás que cambiar de auriculares, o llevarlos a Apple a reparar.

Detalles del desmontaje de los nuevos AirPods de Apple

Por otro lado, nos hemos encontrado algunas sorpresas durante el desmontaje, y no te va a hacer ninguna gracia. Sí, las almohadillas de silicona cuenta con un diseño diferente a los genéricos, por lo que no podrás utilizar las de otros fabricantes.Algo habitual en la compañía de la manzana mordida, que muy pronto pondrá a la venta estos componentes para aquellos usuarios que pierdan las almohadillas, o quieran tener de repuesto.

Batería de los AirPods Pro

Por otro lado, destaca que cada uno de los cascos ocultan una batería estilo reloj en el interior de cada auricular. Si no fuera por el diseño de los AirPods Pro, que tienen la batería integrada por un cable soldado, se podrían cambiar de forma relativamente sencilla. En definitiva, una decepción completa en términos de reparabilidad. Una pena que unos auriculares que cuestan casi 300 euros, no tengan ninguna forma de alargar su vida útil. Aunque, viendo que los Sony WF-1000XM3 cuestan menos y son notablemente mejores, igual vale más la pena hacer esta inversión…