Mira que hemos visto cosas sorprendentes en los últimos tiempos alrededor de los teléfonos móviles, pero si había algo que no nos podíamos imaginar es que el dinero acabaría desempeñando el papel de fichero adjunto como esas fotos, documentos, vídeos o lo que sea que enviemos en un correo electrónico de los muchos que mandamos a diaria a través de Gmail.

Eso sí, de momento los de Mountain View no han abierto esta opción a todas sus aplicación de Gmail disponibles y solo los usuarios de Android en EE.UU. tienen esa posibilidad que va a dejar sin excusas a aquellos colegas que, tras comer, beber y cenar de gorra no quieran ajustar cuentas con el resto de amiguetes.

Todo desde Gmail

La idea es realmente brillante ya que aprovechando todo el ecosistema que Google tiene organizado alrededor de su sistema operativo móvil, podremos enviar o pedir dinero de manera rápida y sencilla. Y es que, como ya tenemos una cuenta de Gmail asociada a nuestro smartphone o tablet Android, toda la información de pago se coge de la misma tarjeta que tengamos activa para comprar en la Play Store.

Enviar dinero con Gmail

Como podéis ver por los GIF que os adjuntamos, la manera de pagar a alguien (arriba) es tan sencilla como pinchar en el clip y escoger la opción de enviar dinero. Elegimos la tarjeta (si es que tenéis varias) desde la que se realizará el cargo, la cantidad, el destinatario y ya está. Se manda el email rápidamente y ya está.

Recibir dinero con Gmail

Si somos los que recibimos el dinero, la forma de añadirlo a nuestra tarjeta también es de lo más rápida ya que pulsamos sobre el attach (el dinero) y terminamos la transacción comprobando la tarjeta (nuestra) a la que se añadirán los fondos para, finalmente, completar la operación con la opción reclamar dinero.

Sin app de pago ni nada

La gran ventaja de este sistema es que nos quitamos de en medio cualquier aplicación de pago aunque, eso sí, como os equivoquéis con el destinatario podéis regalarle dinero a quien no queréis. De todos modos, y como ocurre con otras soluciones como PayPal, lo mejor es que simplemente pagamos o reclamamos a una dirección de email, y no hay que estar escribiendo todos los números de la tarjeta en el sistema con cada nueva operación.

Un recurso de Google que está por ver que se utilice por parte de los usuarios y que llega justo en plena explosión Pay, ya sabéis, esos servicios propios de pago que tienen Apple, la misma Google o Samsung y que están potenciando el que dejemos las tarjetas en casa.