El Samsung Galaxy Note 8 ya ha sido presentado y, en no mucho, los usuarios que así lo deseen podrán hacerse con él y conocer todas las opciones que ofrece incluidas las funcionalidades propias del S Pen. Una de las que ofrece el phablet es el poder cambiar la resolución de su pantalla de forma rápida y sencilla. Os contamos cómo hacerlo.

Lo cierto es que el Samsung Galaxy Note 8 es un modelo que ofrece un hardware realmente impresionante y, su diseño, en líneas generales nos parece muy atractivo. Y, entre todos los componentes que se incluyen en el terminal, la pantalla es uno de los mejores que ofrece, ya que el panel de 6,3 pulgadas tipo SuperMOLED con protección Gorilla Glass 5 se ve realmente bien. La resolución máxima que ofrece es QHD+, pero es posible reducirla si así se desea de una forma bastante sencilla y utilizando las opciones nativas que se incluyen en la personalización Samsung Experience.

Razones para hacer esto en el Samsung Galaxy Note 8

Pues dos son las que creemos más importantes Al bajar a Full HD+ (o, incluso HD+), el consumo que realiza el panel integrado en el Samsung Galaxy Note 8 se reduce, lo que le permite conservar la carga de la batería y, por extensión, aumentara la autonomía que ofrece el hardware. Hemos podido comprobar más o menos cuál es la ganancia que se consigue, y esta puede llevar en muchos casos a las dos horas, lo que no es poco en condiciones de movilidad (y, siempre, sin perder la alta calidad de imagen de la pantalla).

La segunda razón es la de reducir el calor emitido por el panel al darle uso de forma continua (nada de problemas de temperatura, vaya por delante). Simplemente, al generar menos calor, al dar uso mucho rato al Samsung Galaxy Note 8, se nota menos molestia al manipular la pantalla. Esto nos ha parecido interesante con los juegos, por poner un ejemplo. En lo que tiene que ver con el rendimiento, no hemos detectado cambio alguno, siendo siempre excelente.

Pasos para cambiar la resolución del Samsung Galaxy Note 8

Como hemos indicado, todo se realiza utilizando las propias opciones que se incluyen en el terminal de la compañía coreana, por lo que no es necesario instalar aplicación alguna y, tampoco, hay que desproteger (rootear) el Samsung Galaxy Note 8. Por lo tanto, la fiabilidad del proceso es total. Esto es lo que se tiene que hacer:

  • Entra en los Ajustes del Samsung Galaxy Note 8, lo que puede hacer pulsando e el icono con forma de engranaje que hay en la Barran de accesos directos
  • Ahora busca el aparado Pantalla entre todos los que aparecen y pulsa en él
  • Haz lo propio con Resolución de la pantalla y entraras en un apartado en el que, mediante el uso de un deslizador, podrá cambiar la que deseas establecer (va desde HD hasta QHD).
  • Pula en Aplicar y, listo, ya habrás acabado con el Samsung Galaxy Note 8

Si deseas conocer las opiniones que nos ha dejado el Samsung Galaxy Note 8 en el análisis al que le hemos sometido podrás acceder a ellas y también, a lo que nos ha parecido el nuevo phablet de la firma coreana en apartados como el fotográfico y el rendimiento.