Microsoft prepara su altavoz inteligente al estilo Amazon Echo

Cortana es el asistente personal de Microsoft, ese que primero llegó a los dispositivos con Windows Mobile y que más tarde, por el hundimiento de la plataforma móvil, tuvo que buscar su hueco en otros sitios como Android. Ahora, y como ya están haciendo otras tecnológicas, la que fue compañera de fatigas del Jefe Maestro, se hará realidad a través de un aparato al estilo del Amazon Echo.

Y es que si hasta hace poco tiempo la batalla de los asistentes personales se centraba en colonizar las pantallas de móviles y tablets, ahora la carrera tiene que ver con convertir esas voces virtuales en objetos de carne (plástico) y hueso. Algo que Amazon ya lleva algunos meses vendiendo con un nombre tan conocido como Echo.

Microsoft y Cortana

Los de Redmond no se van a rendir a estas alturas de la vida y por eso están trabajando con Harman Kardon para llevar a las tiendas un asistente personal que nos conecte todos los dispositivos que tenemos en casa y que, sobre todo, se alimente de acercarnos todos los servicios de los norteamericanos.

Eso significa abrir nuevas oportunidades para comunicarnos a través de Skype, uno de los pilares que Microsoft mantiene en su actual ecosistema de comunicaciones y que no ha caído en desuso. Al revés, sigue creciendo y con muy buenas expectativas en los próximos tiempos.

[Youtube]https://youtu.be/bikRuaJAv5g[/Youtube]

Este nuevo aparato ya fue noticia el año pasado, cuando se conoció esa unión con Harman Kardon para desarrollar un altavoz inteligente que nos permitirá darle órdenes y sincronizar nuestros principales dispositivos alrededor de Cortana para dictarle cualquier tipo de orden. Amazon, como os decimos, rompió el hielo con su particular apuesta, que está teniendo muy buena acogida y parece señalar el camino que tendrán que seguir todos los demás en el futuro.

Y si quitamos a Amazon y Microsoft (este altavoz está previsto que se ponga a la venta en el Q2 de este año), Google y Apple todavía no han mostrado sus cartas que, nadie duda, seguirán los pasos de sus principales rivales.