Google ha conseguido en los últimos años ir superando distintas barreras con Street View. Esa plataforma que cuenta con aplicaciones propias para dispositivos móviles y que nos permite ver cada rincón del planeta con todo lujo de detalles. Primero fueron las ciudades y todas sus calles, más tarde fueron las maravillas naturales más importantes, luego el fondo de los mares y ahora… el centro de la Tierra.

El caso es que Google ha anunciado que desde hoy mismo podremos disfrutar en Street View con algunas de las vistas más cálidas de todo el planeta, y que no tienen nada que ver con playas ecuatoriales ni desiertos africanos. Las cámaras de los de Mountain View se han marchado a fotografiar algunos de los volcanes, cráteres y lagos de lava más importantes del planeta.

Vistas privilegiadas

Si abrís ahora vuestras aplicaciones de Street View en el smartphone o el tablet, amén de la página oficial a través de un navegador web, podréis daros un paseo por lugares como la isla de Ambrym en Vanuatu, al este de Australia, que entre sus 80 diminutas islas se reparten un total de nueve volcanes activos.

Google Street View

Para conseguir las imágenes que podéis disfrutar en Street View, Google se ha asociado con dos exploradores, Jeff Mickey y Chris Orsay, que tuvieron que descender más de 400 metros bajo tierra para conseguir todas las vistas imaginables de uno de esos nueve cráteres: el Maru. Precisamente, Chris Orsay declaró tras completar su trabajo (por llamarlo de alguna manera) que “Estar al filo de este lago de lava y sentir el calor que desprende en la piel es una sensación asombrosa […] Espero que poniendo al servicio de los usuarios de Google Maps las imágenes que hemos recolectado la gente se dé cuenta del planeta tan maravilloso en el que vivimos”.

Imágenes en 360º

Como no podía ser de otra manera, los dos exploradores descendieron por las calderas equipados con cámaras 360º que fueron capaces de aguantar las altas temperaturas que tienen lugar en las inmediaciones de un lago lleno de lava fundida. Superficie que ocupan que, según Google, es del tamaño de dos campos de fútbol.

La experiencia de capturar esos lugares debe ser extraordinaria y aunque no seamos capaces de imaginar qué se siente en un descenso de ese tipo, para Jeff Mickey la experiencia le hace a uno darse “cuenta de la insignificancia del ser humano cuando estás al lado de un lago gigante de rocas ardientes en ebullición. Es como estar dentro de la superficie solar”. Veremos a ver si esa sensación se transmite a través de la pantalla del móvil, el tablet o el ordenador. ¿O no?