Con el paso del tiempo la cantidad de extensiones que se utilizan en el navegador Google Chrome es bastante numerosa, y esto hace que se puedan tener dudas respecto a la seguridad que ofrece cada una de ellas. Mostramos como revisar esto y, además, disponer de información al respecto en tiempo real.

Lo cierto es que no son pocas las informaciones que han aparecido respecto a extensiones que no ofrecían la adecuada seguridad y, por ejemplo, eran capaces de realizar una captura de las pantallas en las que se está -para mandárselas al desarrollador- e, incluso, ejecutan trabajos de minería para criptomonedas en segundo plano sin que el usuario supiese nada. Pues bien, existe un desarrollo Google Chrome que permite controlar todo esto de forma bastante sencilla.

¿Necesitas grabar lo que haces con Google Chrome? Consíguelo con una extensión gratuita

Una extensión que revisa la seguridad en Google Chrome

Aunque pueda sonar paradójico, es una extensión la que creemos que se debe tener instalada (o al menos probarla), ya que ofrece acciones avanzadas para conocer las seguridad que ofrecen el resto de las que se tiene instaladas en el navegador. El nombre del trabajo es Extension Police, y realiza comprobaciones que van desde conocer los permisos que ha conseguido cada una de ellas hasta si realizan acciones de inyección de anuncios -o trabajos en segundo plano no permitidos-.

Logo Google Chrome con fondo de colores

Una de las buenas noticias que ofrece esta extensión para Google Chrome es que no tiene coste alguno, lo que siempre es positivo. Además, su uso es de lo más sencillo como vamos a explicar posteriormente. Nosotros hemos probado el trabajo, y lo cierto es que creemos que funciona bien y no da problema alguno. La descarga la puedes realizar utilizando el enlace que dejamos a continuación:

Descarga de Extension Police para Google Chrome

Uso de Extensión Police para Google Chrome

Como es habitual, una vez que se instala el desarrollo aparece el icono correspondiente al lado de la Barra de búsqueda del navegador. Al pulsarlo, se abre una ventana donde se pueden ver todas las extensiones que se tienen instaladas con un icono de seguridad justo a la derecha (verde si no hay problema y rojo, con la palabra Danger, si existe algún elemento que es peligroso). Aparte, también hay un deslizador por cada trabajo para deshabilitar cuando se desee alguno.

Si se pulsa en una extensión en particular, se accede a una lugar en el que se ve información detallada de esta, como por ejemplo los permisos otorgados; nombre y dirección de correo del desarrollador; e, incluso, una descripción de al extensión junto a su calificación (que va desde seguro, pasando por alto riesgo y, finalmente, peligro… lo que significa que la desinstalación es más que aconsejable). Aquí, además, existe un acceso directo en forma de icono con forma de papelera que permite eliminar el trabajo si este no es convincente –se denomina Delete y está en la zona central-.

Controla las extensiones de Google Chrome: cómo limitar sus permisos