Seguro que, por uno u otro motivo, dispones de algún archivo de audio que está comprimido en el formato MP3. Pues bien, debes saber que poco a poco este irá desapareciendo del mercado en beneficio de otros existentes y que son mejores. Y, esto, lo han decidido los propios creadores, por lo que es una jubilación real.

Concretamente, hablamos del Instituto Fraunhofer alemán, que es el que hace ya la friolera de 30 años desarrolló el formato MP3 y que ha tomado la decisión de no conceder ninguna licencia más. De esta forma, con el paso del tiempo las compañías que existen en el segmento del sonido irán utilizando otras opciones que son más modernas y que permiten muchas más opciones a la hora de conseguir una alta compresión sin perder información.

Evidentemente esto no quiere decir que los archivos que se tiene actualmente en formato MP3 no se podrán dar uso en los dispositivos existentes. Lo que ocurrirá es que habrá un cambio de tendencia (para entenderse mejor, ocurrirá como en su momento en el mundo de la imagen, que dejó de utilizar de forma masiva el BMP para dar paso al JPEG) en el uso de los creadores y, por lo tanto, de los usuarios. El caso, es que la expresión “pásame ese MP3″ poco a poco irá cayendo en el olvido.

Creadores del formato MP3 Instituto Fraunhofer

Los creadores se decantan por un del MP3

Pues sí, el propio Instituto Fraunhofer tiene un elegido para ser quien herede todo lo que ha significado el MP3, y este no es otro que el formato AAC (Advanced Audio Coding). Según ellos, este será el estándar por defecto que quedará, ya que es capaz de ofrecer muchas opciones adicionales al MP3 sin perder por ello una compresión muy elevada. Un ejemplo de lo que decimos es que este se puede utilizar en emisiones en directo tanto de música como de vídeo y, además, con una gran calidad. Por lo tanto, el cambio tiene toda la lógica.

El caso es que el formato MP3, que ha sido muy utilizado desde que se desarrolló a finales de los años 80 –y que supuso el despegue definitivo de la música compartida por el poco espacio que ocupan los archivos y a que su implementación era gratuita sin que se perdiera una gran calidad de sonido- irá quedando en el olvido. Y, ahora, con el final de las concesiones de licencias llega el momento de jubilarse (aunque lentamente). De todas formas, los dispositivos como por ejemplo los teléfonos móviles no tendrán problemas en seguir reconociendo este tipo de archivos y, por ello, podrán seguir dándole uso sin el más mínimo problema.

Logotipo del formato MP3

El caso, es que ahora cuando se desee conseguir una canción se tendrá que cambiar un poco la forma de pedirla, y veremos si los más viejos del lugar son capaces de adaptarse rápidamente. Veremos si el mencionado “pásame el MP3” se acaba olvidando y se mantiene para siempre como un cliché.