En ocasiones no se sabe muy bien cómo realizar algunas acciones que son sencillas sobre el papel en los diferentes sistema operativos que se utilizan, y esto es algo realmente frustrante. Un ejemplo es el cambiar la imagen que se tiene asociada a la cuenta de Windows 10, algo que vamos a explicar cómo conseguirlo.

Lo cierto es que este proceso no es especialmente complicado, pero está más escondido de lo que debería para que sea mucho más accesible para todos. El caso, es que indicamos los pasos a seguir para que utilices siempre imagen que crees que mejor se adapta a ti en cada momento (y, llegado el caso, quitar la horrenda silueta que por defecto se pone en el perfil si no se indica otra posibilidad en Windows).

Utiliza automáticamente el Modo oscuro en Windows 10 cuando llega la noche

Pasos para cambiar la imagen de tu cuenta en Windows 10

Evidentemente no es necesario dar uso a una aplicación de terceros para conseguir cambiar la imagen, ya que en Windows 10 se incluye todo lo necesario para ello… Pero hay que saber dónde buscar. Lo primero, es utilizar en el icono del Menú de Inicio (representado por una imagen de la ventana del desarrollo de Microsoft) y pulsar en la primera opción de la zona lateral izquierdo. Ahora verás la opción denominada Cambiar la configuración de la cuenta.

Opciones cuenta para cambiar imagen en Windows 10

En la zona de la derecha, siempre con la opción de la izquierda denominada Tu información seleccionada, debes buscar el apartados Crea tu imagen. Ahora, tienes la posibilidad de dar uso a la webcam de tu equipo, si es que la tienes (utilizando Cámara) o, en su defecto, encontrar una almacenada en el ordenador, que es lo más habitual.  Para conseguir esto último debes utilizar Buscar una y acceder a la carpeta en la que tienes la imagen en el equipo de forma habitual a como se navega con el explorador de Windows 10. Una vez la encuentres debes pulsar el botón Elegir imagen.

Elegir imagen para cambiar la de Windows 10

Adapta la imagen antes de nada

Es importante comentar que Windows 10 por defecto redimensiona la imagen -de ser necesario- para que encaje en la propia de perfil, por lo que es recomendable realizar este paso antes para que todo quede de forma adecuada. Así, utilizando una aplicación para retocar imágenes –un ejemplo son estas herramientas de edición online– debes establecer el siguiente tamaño: 448 x 448. Así, no perderás ni calidad ni lo que deseas que se vea en tú cuenta. Como se ve, el proceso no es complicado, pero está más escondido de lo que debería, algo que tienen que cambiar en Microsoft.

Alexa llega a Windows 10, ¿qué pasará con Cortana?