Con la primera versión de prueba para desarrolladores de Android P se han conocido varios detalles que son interesantes y, a la vez, positivos. Eso sí, existe uno que no lo es tanto por las restricciones que añade y que es posible que a más de un usuario no le guste mucho. Estas tienen que ver con las aplicaciones que se pueden ejecutar, y os contamos cuáles son.

Lo cierto es que lo ocurrido no es una sorpresa, ya que a finales del año pasado la propia Google indicó que de forma gradual iría añadiendo restricciones respecto a la ejecución de aplicaciones muy antiguas en las nuevas versiones de su sistema operativo. Y, esto, es exactamente lo que ocurre con Android P (al menos, es así en la primera versión de prueba que se ha liberado). Evidentemente, está por ver si esto se mantiene en el firmware final que lance la compañía de Mountain View.

Android P: novedades incluidas en su primera versión de prueba

Lo que se ha conocido es que las aplicaciones que están creadas para la versión Android 4.1 o anteriores no se podrán utilizar en la nueva versión de su sistema operativo, ya que este bloqueará la ejecución. De esta forma, sea un juego o un desarrollo para utilizar VPN, estos no podrán darse uso en el caso que esta apunten a la API versión 16 o más antigua que es la propia dela iteración de Jelly Bean de la que hablamos (esto, por cierto, es lo habitual para los desarrollos que ofrecen compatibilidad con esta versión del antiguo sistema operativo indicado).

Android jelly bean 4.1

Cómo funcionará esto en Android P

Lo cierto es que será altamente visual la falta de compatibilidad, debido a que una vez que se instala una aplicación que está pensada para Android 4.1 o anterior (y que actualmente no son pocas en la tienda de aplicaciones de la propia Google), al intentar abrirla de forma habitual aparecerá un mensaje que indica que este desarrollo está pensado para una versión antigua del sistema operativo de la firma. Y, por lo tanto, Android P detiene su funcionamiento. Este es un ejemplo de lo que decimos:

Aviso de aplicación antigua en Android P

Lo cierto es que con esta forma de proceder lo que se busca desde Google es aumentar tanto la seguridad como la rapidez del funcionamiento de las aplicaciones, pero no es menos cierto que se añaden restricciones importantes con algunos desarrollos (y, al contrario de Apple, precisamente el uso de las últimas versiones de Android no está muy armonizado en los terminales que utilizan el sistema operativo debido a la excesiva fragmentación). Veremos, pero es posible que esta nos ea una gran decisión precisamente.

No esperes: descarga todos los fondos de pantalla incluidos en Android P

De todas formas, a poco que los desarrolladores se pongan a ello, adaptar sus trabajos a las versiones posteriores que existen de Android 4.1 no es algo especialmente complejo. El caso, es que se debe tener esto en cuenta a la hora de dar uso a Android P y, además, hay que tener claro que esto es algo que se convertirá en habitual en todas las nuevas versiones del trabajo de la compañía de Mountain View.