Lo cierto es que las extensiones ofrecen algunas de las ideas más interesantes para mejorar las capacidades que ofrecen los navegadores actualmente. Sobre todo en el caso del más utilizado, Chrome, al que a través de una en concreto podemos añadirle la posibilidad de que reconozca nuestra voz y rellenar cualquier tipo de campo con ella.

Se trata de Speech Recognition Anywhere y ya os avisamos que no es gratis… pero merece la pena. El coste no es tampoco excesivo, hablamos de 7,49 euros – aunque tiene versión gratuita para probar parte de sus funciones – y si necesitamos este tipo de funciones es posible que nos parezca hasta barato.

La aplicación, como se puede ver en el vídeo que acompaña a este texto, se integra como un botón más de la barra de herramientas y sólo tenemos que marcar cualquier campo dentro del navegador y activa el reconocimiento de voz para poder introducir texto. Aunque esta es su función principal, no sólo se reduce a esto sino que, justificando un poco más su precio, también podemos controlar con la voz diferentes acciones del navegador. Es posible indicarle que nos abra un enlace con sólo leer el título de éste, hacer que abra un vídeo en una pestaña nueva, o ir bajando la ventana con sólo decir “scroll down”.

Cómo instalar la extensión y qué funciones ofrece

Para instalarlo sólo tenéis que ir a este enlace desde vuestro navegador Chrome de Google y darle a la opción de “Probar ahora” o “Comprar” para tener la versión completa. Con la gratuita se incluyen toda esta lista de funciones, lo que la hace ideal para manejarse y ver si nos será útil:

  • Dictado de emails y documentos online
  • Rellenar formularios con la voz
  • Pasar al siguiente o anterior campo
  • Ir a cualquier página con la voz
  • Cambiar de pestaña y navegar en las webs con comandos de voz
  • Subir o bajar el scroll de la página
  • Hacer click en los enlaces
  • Cortar, pegar, borrar, copiar y marcar textos
  • Mostrar las etiquetas de los botones de una web
  • Reproducir música de artistas o canciones
  • Lectura de texto escrito en pantalla
  • 3 comandos de voz personalizados.

Ahora bien, todo son buenas noticias, no como ocurre en muchos de estos casos. El sistema funciona perfectamente en español, es decir, no sólo reconoce el idioma inglés sino una docena en total. Es por ello que no habrá que aprenderse los comandos en el idioma de Shakespeare y pulir algo nuestra pronunciación para que nos entienda.

Es posible que en el día a día de un trabajo sea imposible utilizar esta función. En un ámbito doméstico puede tener algo más de uso pero sobre todo, pensemos en alguien que tiene problemas de movilidad, por menos de 10 euros podemos abrirle ante sus ojos todo el mundo de Internet si es que puede hablar a la pantalla.