Descubre cómo elegir un buen ordenador gracias a estos trucos

Descubre cómo elegir un buen ordenador gracias a estos trucos

John Fernández

¿En busca de un ordenador? El invento que revolucionó el mundo el siglo pasado, y que está viviendo ahora su edad dorada, no hay duda de ello. Nuestra vida gira en torno a ellos: nuestra vida social, laboral, los trámites burocráticos, nuestro banco… Es la herramienta indispensable para el día a día. Sin embargo, entendemos que no todo el mundo tiene un nivel de conocimiento suficiente como para comprar uno, y tener que acudir a una guía. Por este motivo hemos preparado una completa, simple y fácil de entender guía para que todo aquel que necesite hacerse con uno valore las distintas opciones que tiene disponible, teniendo en cuenta presupuesto, uso, y otra serie de valores indispensables.

Si te encuentras en pleno proceso de compra, o mismamente en el de valorar si necesitas uno o no, has de saber que existen cientos de opciones para todo tipo de usuarios y presupuestos. Los hay baratos, desde 200 o 300 euros. Son aquellos destinado a ofimática, videojuegos o para diseño de fotografía/vídeo, montados o por piezas… Pero también los hay muy caros. No te dejes llevar por el desconocimiento, o un chollo que hayas visto, porque si desconoces del tema, acabarás errando.

Será tan fácil como seguir los consejos que te vamos a ir desgranando. Primero para saber el tipo de usuario que eres, el tipo de necesidades que tienes, o cosas tan importantes como los distintos componentes de hardware, tales como la tarjeta gráfica, la memoria RAM, o pasando por el sistema operativo. Estos son algunos de los puntos que desgranaremos a lo largo de todo el artículo. Así que, si estás buscando consejo y guía para hacerte con un ordenador de sobremesa, quédate leyendo, porque no te faltará detalle para que al final, acabes tomando la decisión correcta.

¿Necesitas un ordenador nuevo?

Entendemos que si estás leyendo esta guía es porque te estás plantando la compra de un equipo informático de sobremesa. Bien, si ya lo tienes claro, salta al siguiente punto. Pero hay que ir un paso más allá en el caso de que no sea así. Puede darse la situación de que te hayas topado con el artículo y te estés planteando por qué merece la pena comprar uno, así como cuáles son sus virtudes y defectos respecto a otras opciones como puede ser un portátil o una tablet.

La respuesta probablemente sea sí. Aunque sea un ordenador de lo más económico y simple, es casi obligatorio contar con uno en casa. Hoy en día no hay trámite que no necesite de un ordenador, o de una tarea burocrática que requiera acceso mediante Certificado Digital, con su correspondiente firma, o comprar algo online.

Acer Gaming

Si bien los móviles y las tabletas son excelentes sustitutos para una gran cantidad de tareas, algunas se hacen prácticamente imposibles con un ordenador. Especialmente en aquellas labores que requieran de un teclado y un ratón por lo complejo de su desarrollo, como la redacción de un texto. Y ninguno le gana en comodidad: estar sentado en tu cómoda silla navegando por la red, viendo algún vídeo o realizando un trabajo… No hay duda de que los ordenadores de sobremesa son excelentes en todas sus facetas.

Creemos que los ordenadores son indispensables y obligatorios para las grandes facetas de la vida. Y ya ni hablamos si quieres dedicarte al mundo del gaming, del streaming, o cualquier otra moderna corriente que requiera de un potente equipo.

Ya sea un ordenador de sobremesa de Windows o Mac, los beneficios de un sobremesa son un verdadero portento respecto a los portátiles. Uno de los principales motivos respecto a los portátiles y otros dispositivos es el precio: suelen ser mucho más económicos, y si los montas por tu cuenta, incluso más aún.

Otro apartado muy interesante es el de la potencia. Las grandes marcas de procesadores como Intel y AMD basan su labor en los equipos de sobremesa más que en los portátiles, garantizando un mejor funcionamiento, más potente y, por tanto, más económico también. Con el tiempo podrás ir cambiando los componentes poco a poco y no quedarte desfasado nunca: un procesador por aquí, un disco duro SSD por allá, una nueva placa base… Con poco presupuesto y mucho tiempo lograrás tener el ordenador de tus sueños, y con tus propias manos: ¡es súper fácil!

CPUs VS All-In-One

Si ya tienes claro que quieres disfrutar de todas las bondades de los ordenadores de sobremesa el siguiente paso natural es discernir entre los dos tipos de equipo que puedes comprar en la actualidad. Los CPUs, u ordenadores normales y corrientes, con su propia torre, conectada a un monitor. Por otro lado, los All-In-One, una excelente opción que no hace tantos años que podemos disfrutar en el caso de los PC con Windows (aunque hace mucho con los Mac). ¿Qué tipo te conviene?

En primer lugar, nos encontramos con los de tipo CPU. Los ordenadores de torre conocidos desde los inicios de los tiempos. Son la mejor opción si estás buscando potencia y dinero. Por un lado, obtendrás todos los componentes a un precio más económico, y sus grandes torres permitirán incluir en ellos todo el hardware más tope de gama con el que te puedas hacer.

All in one Lenovo IdeaCentre AIO 3 271MB05

Los All-In-One son una excelente opción para economizar espacio, así de simple. Son una pantalla, y ya está. No requieren de una espaciosa torre ocupando lugar en tu escritorio, sino que todos los componentes vienen instalados y compactados en la parte trasera del ordenador. Y cuando decimos todo, queremos decir todos: procesador, RAM, placa base, ventiladores… También ahorrarás en cables de conexión, pudiendo necesitar solo uno: el de corriente.

A cambio, ganarás en espacio, pero perderás algo de potencia (impensable utilizarlos para gaming) y un poco más de dinero, ya que estas tecnologías tan compactas, como sucede en los portátiles, suponen un leve sobreprecio respecto a los CPU originales. Otra de sus ventajas es la pantalla, que suele ser notablemente mejor, con resoluciones que parten, como mínimo, de las Full HD.

Fíjate en estos factores

Bien, en todo ordenador de sobremesa hay una serie de cuestiones que son trascendentales, que no se pueden dejar pasar o elegir al azar. Estas cuestiones son las que proporcionarán una mejor o peor experiencia de uso, dependiendo del tipo de usuario del que hablemos.

Es tan importante prestar atención a cada uno de estos detalles que lo consideramos la parte más importante de la guía, literalmente.

Sistema Operativo

Como no se empieza la casa por el tejado, en este caso tampoco empezaremos el ordenador por los componentes, sino por el sistema operativo. Para que entiendas la metáfora, la base de todo ordenador es el sistema operativo, que es el que determinará, a la vez, los componentes que serán necesarios, así como el tipo de uso que le vas a dar. En la actualidad podemos distribuir los sistemas operativos en tres, principalmente: Windows, Mac y Linux. Te contamos por qué destaca cada uno de ellos y en qué radica su importancia.

Windows. ¿Qué decir de Windows que no sepas ya? El paso de los años nos ha ido trayendo versiones más pulidas y cada una mejor que la anterior (aunque algunos usuarios discrepan con versiones como la 8). Bien, has de saber que es el sistema operativo más utilizado a lo largo y ancho del mundo, y no es algo que digamos nosotros, sino que nos lo chivan las estadísticas.

Es un sistema fácil de utilizar, apto para todos los públicos, y lo que seguramente te interese más: compatible con prácticamente el 99 % del software que existe. Todo está pensado por y para Windows. Sus acciones son de lo más fáciles, desde formatearlo hasta instalar cualquier software o periférico externo. Muy fácil de entender.

Windows 10

Su sistema no está tan ‘capado’ como otros, por lo que te permitirá instalar una gran cantidad de juegos, programas, editar el propio y adaptarlo a tu gusto con widgets y un sinfín de opciones. Además, es importante saber que es posible usarlo de forma gratuita, aunque con limitaciones.

Por otra parte, encontramos a los Mac. Los famosos ordenadores de Apple que tienen su propio sistema operativo, MacOS. Es un sistema un tanto peculiar, muy fácil de usar para unos usuarios y muy difícil y enrevesado para otros. Lo cierto es que es genial si dispones de un ecosistema Apple, como un iPhone y un iPad, y quieres tenerlo todo enlazado.

Uno de sus beneficios es que es muy sencillo de entender a primera vista. Goza de una buena salud y seguridad, ya que solo el 12 % del mercado dispone de este sistema, y no es el objetivo principal, además de contar con grandes capas de seguridad para evitar ciberataques.

Otra de sus grandes ventajas es que no dispone prácticamente de cuelgues, pantallazos azules como en Windows o problemas. En definitiva: es muy, muy estable. Ideal para todos aquellos que se dediquen a la edición de fotografía y vídeo por lo avanzado de sus programas.

Por otro lado, encontramos Linux, cuya principal baza es que es gratuito. Podríamos calificarlo como el gran desconocido, y es que sus opciones son infinitas. Si bien está más enfocado a un uso industrial o de programación, se convierte en un sistema cada vez más utilizado por el público generalista.

Linux en Samsung DeX

Sus parecidos con Windows son visibles, salvando las diferencias. Si lo que quieres es enredar y descargar mucho software, dispone de una gran librería. Hasta en sus versiones premium que pagarías en Windows o Mac. Su nivel de estabilidad es bastante llamativo, incluso por encima de Windows y Mac en algunos casos, además de ser constantemente actualizado.

La principal diferencia es que no consume muchos recursos en comparación con los otros dos, lo que lo hace ideal para ser utilizado en empresas y trabajos, especialmente aquellas que hacen uso de servidores.

Procesador

Entramos de lleno en el apartado de hardware. El centro neurálgico de cada ordenador es el procesador, el que ejecuta todas las operaciones que se le piden al equipo. Dependiendo de su arquitectura nos podemos encontrar aquellos procesadores pensados para un uso común, otros para uso profesional y aquellos para jugar o de tipo gaming.

Has de saber, en primer lugar, que las dos grandes marcas que se dedican a fabricar procesadores para ordenadores son AMD e Intel. En esas dos marcas basaremos nuestras elecciones.

Se miden en el número de núcleos, principalmente. Cuanto mayor número mejor. Te recomendamos aquellos que tengas 2 o más.  Para algo más profesional hablamos de que 4 sería lo recomendable. En el caso de buscar algo más gaming, para jugar, nos encontramos con procesadores los mejores procesadores de Intel a partir de sus i7 y AMD Ryzen con la serie 5000 en adelante.

Disco duro

En el disco duro podemos hacer dos distinciones principalmente: entre los HDD y los SDD. Los encontrarás de esta manera descritos a la hora de comprar un ordenador.

Los HDD (Hard Drive Disk) son discos duros que almacenan la información de forma permanente, es decir, que no se borra al apagar la unidad. Sus piezas son mecánicas y son más frágiles, pudiendo fallar con el paso del tiempo. Son más lentos en su funcionamiento, ya que transmiten datos a velocidades que van desde los 5400 a 7200 revoluciones por minuto, de forma habitual. La diferencia en cuanto a precio es mucho menor.

Los SSD son mucho mejores ya que son mucho más rápidos y tienen menor consumo. A diferencia de los HDD, estos son más caros, y por el mismo precio, menos capacidad de almacenamiento. 1TB de SSD es bastante caro, por lo que es habitual verlos de 512GB aproximadamente. Es ya un tamaño decente. Su tiempo de arranque es de unos 7 segundos, versus los 16 (aproximadamente) del HDD.

En el caso de que estés buscando algo económico y funcional, con mucha capacidad, el HDD es para ti. Si lo que buscas es mucha velocidad y velocidades de carga ínfimas, entonces opta por un SSD.

Tarjeta Gráfica

La tarjeta gráfica es otro punto de lo más controvertido, porque las opciones son multitud. Dejemos las cosas claras: para un uso de ofimática o básico, podrías pasar a otro apartado, ya que no es necesario contar con una tarjeta gráfica en tu equipo. Todos los procesadores traen una gráfica integrada que será más que suficiente para hacerlo funcionar a modo básico.

En el caso de querer un plus, editar vídeo o buscar la excelencia gráfica, entonces sí. Lo primero que has de hacer es comprobar la compatibilidad con tu ordenador.

  • Primero, en un apartado físico, que quepa físicamente en el habitáculo de la torre, ya que hay algunas que son extremadamente grandes y no tienen espacio físico para ser instaladas.
  • Luego, que sean compatibles con la fuente de alimentación y tengan los conectores necesarios de 6/8 pines.
  • También hay que comprobar la resolución con la que es compatible tu gráfica y el monitor, ya que puede ser que la tarjeta soporte 4K pero tu monitor no.

Como sucede con los procesadores, en el caso de las tarjetas gráficas habrá que elegir entre los modelos de NVIDIA y AMD. Para elegir, hay que tener en cuenta dos cosas, principalmente:

  • Resolución a la que se quiera jugar, que también vendrá determinada por el procesador que se quiera. En este caso lo aceptable llega a partir de los 1920 x 1080 píxeles, y de ahí en adelante, lo que se quiera: 2K, 4K, 8K…
  • Los Herzios de la tasa de refresco. De nuevo, de acuerdo con el monitor, variarán entre 60, lo mínimo aceptable, 120, 144 y 166 Hz principalmente. Esto determinará la fluidez de la pantalla y el movimiento.

Es interesante que cuente con G-Sync, en el caso de NVIDIA, para decir adiós al tearing (FPS superiores a la tasa de refresco) y stuttering (parones y retrasos bruscos en la pantalla). o FreeSync en el caso de que tengas una gráfica de AMD.

Las mejores gráficas de NVIDIA son las de última generación para gaming y todo tipo de labores gráficas como las RTX 3060, 6700 XT, RTX 3060 Ti y RTX 3070. Las de anterior generación como las 1650 y 1660 también son excelentes opciones en pleno 2022.

En el caso de las AMD, la Radeon RX 5600 XT, Radeon RX 6600 y 6700 XT son los modelos superiores de gráfica.

Memoria RAM

La memoria RAM es donde el ordenador almacena de forma temporal los datos de todos los programas que utilizas. Seguro que te suena de los teléfonos móviles. Es un componente sumamente importante ya que definirá una experiencia de uso más o menos fluida cuando estés navegando por tu sistema operativo, abriendo programas, jugando, con diversas pestañas en tu navegador… Cada vez que lo apagues o reinicies, esa memoria se reseteará y se perderá todo. Es volátil. Van insertadas en la placa base de tu PC.

Disponen de gran velocidad, y cuando mayor sea su número, mejor. El estándar se encuentra en los 8GB de RAM, mientras que hace unos años era de 4. Es a lo mínimo a lo que te recomendamos aspirar hoy en día teniendo en cuenta los requisitos tan básicos de programas tan simples como Google Chrome.

8GB de RAM es el nuevo estándar que ya es más que aceptable para gestionar varios programas al mismo tiempo. 12GB de RAM es el siguiente paso natural, aunque ya puestos, convendría tener dos sticks de 8GB de RAM para así llegar a los 16 y que sea mucho más efectivo en el funcionamiento. Ten en cuenta que la RAM se dispone en sticks, y van de 4 en 4 o de 8 en 8.

Existen dos tipos, las DDR (Double Data Rate), las mejores y las que ejecutan operaciones en cada ciclo de reloj, y las SDR (Single Data Reader), que, al contrario, solo ejecutan una operación. Son mejores las primeras.

Pantalla

Por fin, el apartado pantalla o monitor, que definirá tu experiencia de uso al completo. La experiencia visual, como sucede en las televisiones, es muy pero que muy importante. Para elegir un buen monitor hay que saber el equipo que tenemos. Y eso nos lo hará saber, principalmente, la tarjeta gráfica. Ten en cuenta que, a ella va conectada el HDMI o VGA de tu monitor.

El tamaño es una cuestión fundamental. Todo dependerá del espacio que tengas, así como la distancia a la que te sientes del mismo. Lo más habitual son los monitores, como mínimo, de entre 21 y 24 pulgadas. Se recomienda sentarse a una distancia de entre 50 y 60 cm si eliges uno de ellos.

Sin embargo, puedes optar por monitores más pequeños de entre 17 y 21 pulgadas (creemos que son demasiado incómodos y pequeños), y los superiores, que llegan hasta las 35 pulgadas, pasando por las 27, 32… 

En cualquier caso, lo importante es la resolución de la pantalla. Cuanta más resolución, mejor calidad. Lo óptimo será una calidad 4K, ¿verdad? Incluso 8K. Es lo máximo a lo que se puede optar. Sin embargo, lo más normal es disfrutar de monitores que ofrezcan resoluciones de hasta 1920 x 1080 píxeles. Ese es el mínimo aceptable.

Conexiones

Es vital que tu nuevo equipo cuente con tantas conexiones como sea posible. Para que lo veas de forma esquemática, estas son las que debería incluir:

  • USB. Como es natural, la entrada estándar para todo tipo de periféricos como teclados, ratones, conectores Bluetooth, pen-drives, discos duros externos… No pueden faltar los de última generación, 2.0 y 3.0, así como los de tipo C para los móviles.
  • HDMI. Integra audio y vídeo en una sola conexión, y es la mejor opción hoy en día. Dependiendo del cable, permitirá tener resolución de 1080p, 4K o para dispositivos con HDR.
  • DisplayPort. Con 20 pines, es muy similar al HDMI, pero soporta mayores resoluciones hasta 8K y mayor tasa de refresco.
  • DVI. Entrada de vídeo que transmite imagen pero no sonido.
  • Jack de audio 3.5mm. Aunque han desaparecido de los móviles, en los ordenadores cobran gran importancia. Encontrarás dos, uno de color verde y otro de color rosa. Uno es para micrófonos (rosa) y otro para auriculares (verde).
  • RJ-45. Cable de conexión de red. Si no quieres utilizar WiFi, conecta el cable LAN a la conexión RJ-45 y disfruta de una velocidad de internet mucho más rápida.

¿Qué uso le vas a dar?

Algunos ordenadores de sobremesa están más orientados a un determinado tipo de uso que otro. Eso salta a la vista en la mayoría de los casos, principalmente por su nombre y aspecto físico. Un ordenador gaming es innegable a primera vista, así como otros ordenadores destinados a un uso de oficina suelen llevarlo innato en el nombre: ThinkStation de Lenovo, por ejemplo.

A continuación, haremos una distinción entre los principales equipos dependiendo de su uso, y qué debes de tener en cuenta para ello.

Trabajo

Como es natural, todo depende del trabajo que tengas. ¿Lo vas a utilizar para escribir en celdas de Excel y redactar textos? En ese caso no necesitarás prácticamente potencia, ni tampoco mucha gráfica ni otros componentes de los que ya hemos hablado.

Si eso, optaremos por un proceso Intel (preferiblemente) de su gama más básica, como puede ser un i3 o un i5, acompañado de 8GB de RAM mínimo, y 256GB de almacenamiento.

Si optas por un ordenador dedicado a un trabajo más profesional como puede ser el diseño gráfico o aplicaciones de ingeniería como AutoCAD, potencia es lo que vas a necesitar. Los AMD Ryzen 5 y los Intel Core i7 en adelante son los procesadores que estás buscando, acompañados de 16GB de RAM, como mínimo, y no te será necesaria una tarjeta gráfica, ya que los potentes procesadores tendrán capacidad suficiente para ello.

Ocio

En el caso de ocio, tal y como lo entendemos nosotros, hablamos de gaming. Jugar en estos últimos tiempos requiere de potencia máxima, y un buen desembolso económico. Como bien mencionamos en los apartados anteriores, y resumimos, es importante optar por una gráfica de última generación, como las RTX de Nvidia o las Radeon 5600 en adelante. Asimismo, optaremos por mínimo, 16GB de RAM, SSD de 1TB de capacidad para almacenar muchos juegos y procesadores de tipo gaming, i7 en adelante.

pc gaming

Diseño

El diseño es una de las cuestiones más controvertidas y complicadas en esto de la elección de un buen ordenador, principalmente porque las apps de diseño gráfico requieren buenas prestaciones y configuraciones. Especialmente en aquellas tareas que requieren modelos 3D, capas y elementos gráficos, o resoluciones 4K.

En los últimos años se ha pasado de utilizar la CPU a la GPU en este tipo de aplicaciones como bien puede ser Photoshop, 3D Studio o muchas otras. Ya no se utiliza tanto el procesador, sino la gráfica, por lo que en estos casos primará una gráfica de última generación, acompañándola de suficiente memoria RAM (18GB como mínimo). También es conveniente optar por unidades de disco SSD de mínimo 512GB.

Principales marcas de ordenadores

¿Cuáles son las principales marcas de ordenadores, y cuáles merecen más la pena? Hacemos un repaso a cuáles son las que ofrecen modelos premontados.

Acer

Si bien Acer está más centrada en el mundo de los portátiles, tampoco deja de lado los ordenadores de sobremesa, haciendo especial énfasis en sus modelos All-In-One y los ya premontados. En su gama encontramos los Aspire C 22, C 24 y C 27. En los ya montados encontramos los TC, XC y Revo Box (destacan por ser muy pequeños), y una última gama de lo más gaming con los Nitro.

ASUS

ASUS, como una de las marcas más longevas en el mundo de la tecnología y las placas bases, también presenta una limitada gama de ordenadores, principalmente destinados a un uso profesional. En el apartado gaming nos encontramos con los ROG Strix, que son los más topes de gama y equipados con el último hardware de videojuegos.

Luego están los ExpertCenter, ordenadores pequeños de sobremesa para trabajo u ofimática, sin demasiadas pretensiones físicas pero potentes en su interior, así como los más topes de gama, que llegan hasta los mil euros.

Lenovo

Lenovo es una marca con dos claras vertientes: una destinada al mundo laboral y otra al uso ofimático. Sus ordenadores no tienen grandes pretensiones, pero destacan por ser modelos relativamente funcionales y a gran precio, con una excelente calidad los mires por donde los mires.

Lenovo ThinkCentre M720

Así, su gama se divide en los famosos Legion Gaming (como decimos, son muy pocos), los ThinkCentre y los ThinkStation.

HP

HP es otra de las grandes marcas de ordenadores que tiene una amplia gama de ellos. Encontramos ordenadores de lo más simples, que van desde los 400 euros aproximadamente, y que son ideales para un uso laboral o de ofimática, como los Slim Dekstop, pasando por los modelos más altos de gama para un uso profesional, de diseño de fotografía y vídeo.

Por otra parte, los de la gama gaming son los más llamativos, y en los que HP ha puesto especial énfasis. La gama Victus incluye los mejores procesadores y gráficas, incluidas las de última generación. Son también aptos para diseño gráfico, y un extra de potencia en todo tipo de labores. Por supuesto, no puede faltar esa estética tan llamativa.

Por último, los famosos All-In-One. HP es una de las mejores marcas que lleva desarrollando estos modelos durante años. Los podemos encontrar en varios precios y tamaños de pantalla, así como resoluciones y potencia.

Apple

Como te comentamos en uno de los apartados, los Mac de Apple poco o nada tienen que ver con los de Windows y Linux. Tienen un planteamiento totalmente diferente al resto de ordenadores. Podemos encontrarlos en dos modelos:

Los ordenadores Mac, que esconden todo su sistema detrás de la pantalla, al estilo All-in-One, y los Mini Mac, un pequeño ordenador de sobremesa que es poco más grande que una cartera, literalmente. No tiene pantalla, ni teclado, ni nada. Es simplemente un miniordenador que tiene todas las conexiones necesarias y un potente funcionamiento para conectarlo a un monitor.

iMac

Por otra parte nos encontramos el famoso iMac y su tamaño estándar de 24 pulgadas, con ese icónico diseño que mantiene desde sus primeras generaciones. Destaca por su pantalla Retina de 4,5K y resolución de 4480×2520 píxeles. Asimismo, incorpora el chip M1 más potente hasta el momento, fabricado y desarrollado por la propia Apple.

Un nivel superior está el Mac Pro, el última sobremesa de la marca de Cupertino. Es el más potente y más caro, como es natural. Es el equipo más brutal que Apple ha sacado hasta el momento, fabricado en acero inoxidable.

Comprando un ordenador online

Ahora viene una de las partes más interesantes, y en las que te puedes ahorrar dinero. Vamos a analizar punto por punto el mercado online.

Compara precios

Los comparadores de precios son una excelente opción para todos los públicos. Las webs te comparan el precio de un mismo producto en varias tiendas online, funcionan de una forma muy similar a los buscadores de viajes.

Fíjate en las opiniones

Las opiniones suponen una fuente de información vital para todo comprador. Puedes saber, al mismo nivel que el de un usuario particular, cuáles son las diferencias, ventajas o desventajas de un modelo de ordenador de sobremesa, o qué usos le puedes dar. En plataformas como Amazon o PcComponentes las reseñas tienen un peso muy importante, y estos sistemas te ayudarán a tomar la decisión correcta.

Comprar un ordenador usado

No te recomendamos comprar un ordenador de segunda mano. No sabes a qué tipo de trato han sido sometidos esos ordenadores. En el caso de los procesadores, por ejemplo, pueden haber sufrido el temido overclocking, aumentando sus capacidades hasta el límite y dañándolo. ¡Cómpralo nuevo!

Actuales VS otros años

Hablamos de una cuestión muy relativa, porque los ordenadores avanzan a pasos agigantados respecto a otro tipo de tecnología y hardware. Un procesador es capaz de quedarse atrás en cuestión de pocos meses, lo mismo que una gráfica. Por ello es conveniente no escatimar en gastos ni optar por modelos de otros años en lo que a estos dos componentes se refiere, aunque sí se puede hacer en otras cuestiones como discos duros, memoria RAM o cajas de ordenadores.

Confía en las rebajas

Las rebajas son una de las mejores épocas del año para disfrutar de unos descuentos de lo más locos. Hace poco hemos podido disfrutar del Amazon Prime Day y de los PcDays de PcComponentes, donde hemos visto cientos y cientos de ordenadores para todo tipo de usos a buen precio. Confía en las rebajas y espera a un período como tal. La próxima gran rebaja sucederá en el Black Friday.

Conclusiones

Bien, llegados a este punto puede que te preguntes cuál es el resumen que podemos sacar en claro después de todo. Presta especial a los siguientes apartados:

  • El uso que le vayas a dar. Es la principal decisión que has de tener en cuenta. ¿Jugar, trabajar, diseñar u ocio? Son los cuatro principales usos que puedes darle a tu ordenador. Así que elige en consecuencia para no gastarte un dineral y utilizar algo para lo que no vas a necesitar tanta potencia. O viceversa: algo que se te queda corto.
  • Los componentes que vas a integrar. Haz un repaso componente por componente de lo que necesitas dependiendo de tu uso.
  • ¿Pre montado o por piezas? Como te hemos dejado caer, existen modelos ya premontados y otros que puedes montar a piezas. Estos últimos son más baratos. Pero claro, supone un engorro montarlo si no tienes ni idea sobre ello.
¡Sé el primero en comentar!