Hoy toca detenerse en uno de los terminales Android más sorprendentes que podemos encontrar dentro de esa gama media que los fabricantes chinos han ido colonizando en los últimos tiempos y que ha obligado a marcas muy establecidas a tener que competir, muchas veces, en inferioridad de condiciones. Es por eso que el Xiaomi Redmi Note 4 es un claro exponente de la idea que tienen empresas como la de Hugo Barra de lo que debe ser un dispositivo que apenas supera los 200 euros y que muestra un rendimiento sin apenas competencia en el mercado para los terminales de ese rango.

Un paso adelante en el diseño

Seguramente que lo que más llama la atención de este Xiaomi Redmi Note 4 es su diseño que, aunque sigue las líneas generales que ya vimos en otros dispositivos de la casa, ha dado un pequeño salto que perfecciona todos los defectos que encontramos en esos modelos anteriores. Tanto es así que al cogerlo da una sensación extraordinaria gracias a un acabo precioso y bonito, que seguramente consigue gracias a esos materiales metálicos que han utilizado y que nos permiten comprarlo en tres colores/tonos: plata, gris y dorado.

Xiaomi Redmi Note 4

Sus dimensiones también son muy contenidas y ajustadas y aunque no es un dispositivo pequeño puede competir con muchísimos otros modelos de phablet con pantalla de 5,5 pulgadas que hay en el mercado: 15,1cm. de alto, 7,6 de ancho y 8,4mm. de grosor. Especial atención a la terminación del móvil en detalles como los biseles y esos pequeños elementos que lo adornan como la botonera para subir/bajar el volumen o la propia cuna donde se esconde su corazón dual SIM, el slot de expansión para la tarjeta microSD o, mirando en el frontal, esos botones de control Android (back, home, etc.) que se iluminan de un color blanco muy bien escogido.

Xiaomi Redmi Note 4

El Xiaomi Redmi Note 4 es un terminal en el que, como os decimos, se notan mucho los cambios cuando lo coges y lo comparas con modelos anteriores de la marca. Da la sensación de que este dispositivo ha ganado en personalidad, dando la sensación de que no estamos ante un móvil que se mueve en un rango de precios tan alejado de los topes de gama. Tanto es así que, aunque es un componente en desuso y que apenas se integra ya, el Xiaomi Redmi Note 4 mantiene su puerto IR (infrarrojos) por si queremos usar el móvil como mando a distancia o para comunicarnos con algún dispositivo que todavía tenga esta forma de intercambio de datos.

Xiaomi Redmi Note 4

Especial atención a la parte trasera con la presencia del sensor de cámara, el doble flash LED y el lector de huellas que merece una mención aparte. Y es que a diferencia de algunas marcas que montan este tipo de medidas de seguridad, el Xiaomi Redmi Note 4 puede presumir de que es fácil y rápido desbloquear el móvil con nuestra huella dactilar ya que es capaz de detectarnos perfectamente aunque tengamos el dedo en cualquier posición. Eso sí, a pesar de esa percepción robusta y de una pieza que transmite el phablet, no goza de resistencia a los líquidos o el polvo. Una pena.

Un hardware extraordinario

En este punto es donde se entiende el buen rendimiento que ofrece el Xiaomi Redmi Note 4 cuando lo usamos a diario. Para empezar porque monta un procesador MediaTek X20 que es bastante pepino y al que acompañan una GPU Mali T880 y 2 ó 3GB de memoria RAM. Aquí, como siempre, dependerá del rendimiento que deseemos y del dinero que nos queramos gastar que podremos comprar un poquito más de eficacia en el rendimiento y más almacenamiento.

El modelo de 2GB de RAM lleva 16GB de almacenamiento interno que, en caso de que se nos quede justo, siempre podemos aliviar instalando una microSD pero, sin embargo y por un poquito más, el Xiaomi Redmi Note 4 de 3GB lleva aparejados 64GB de espacio en el terminal, que a buen seguro será suficiente para toda la vida útil que le espera a nuestro lado.

Xiaomi Redmi Note 4

La batería, por su parte, es uno de sus puntos fuertes ya que monta una pila de 4.000 mAh. que nos va a ofrecer autonomía para un día y más, aunque en caso de que le deis un uso intensivo de verdad (navegación, reproducción de vídeos, etc.), siempre podréis cargar de forma rápida el terminal para ganar unas horas de autonomía con unos poquitos minutos conectados al adaptador de corriente.

Eso sí, en el tema conectividad tiene lo que muchos de sus competidores (Bluetooth 4.2, LTE, Wifi 802.11a, etc.) pero se echa en falta la instalación de un chip NFC que es la clave para los nuevos servicios de pago a través de smartphone y un sinfín de recursos que están por llegar y que dejan en mal lugar a este Xiaomi Redmi Note 4, que podría haber sido (casi) perfecto.

MIUI 8 y la pantalla

Pero todo lo anterior podría no servir de nada si el software del terminal no estuviera bien ajustado y depurado para rendir con fluidez y en este punto Xiaomi ha hecho un gran trabajo. Tanto es así que el core con Android 6.0 Marshmallow de MIUI 8 va como tiene que ir y todo funciona de maravilla, tanto en los trabajos multitarea como con los juegos, en los que se aprecia un framerate muy alto. En este aspecto, el Xiaomi Redmi Note 4 es un terminal ejemplar.

Xiaomi Redmi Note 4

Es más, Xiaomi no ha defraudado a sus muchos fans y con MIUI 8 se mantienen muchas de las opciones de personalización y estamos ante una instalación muy bien pensada, estructurada y ejecutada que trae incluso algunas apps que serán muy útiles en nuestro día a día: como una herramienta de seguridad, un cleaner del OS, un gestor de consumo de datos móviles y una caja de herramientas muy completa con un lector de QR, un navegador propio, brújula, etc.

Xiaomi Redmi Note 4

En lo que tiene que ver con la pantalla estamos ante un panel de 5,5 pulgadas IPS FullHD (1080p) con una densidad de 401ppp que nos ha gustado bastante. A pesar de que el brillo no es su mayor virtud, es de los smartphones que se pueden consultar cuando vamos por la calle y en condiciones de luz directa que, en otros dispositivos, suele provocar que apenas se vea nada. El audio no es de los puntos más fuertes del phablet aunque podríamos decir que está por encima de la media y todo lo que hemos probado se escucha con claridad, volumen alto y percibiendo los distintos matices de la película o la canción que estamos reproduciendo.

Las fotos del Redmi Note 4

La cámara del Xiaomi Redmi Note 4 es de 13MP con una apertura de f2.0 y doble flash LED que hacen muy bien su trabajo. Por decirlo rápidamente, es una cámara que cumple con nota y ofrece muy buen rango dinámico aunque si salís por la noche a hacer fotos no obtendréis los mejores resultados. Cumple decentemente y de noche palma, pero cumple para que un usuario medio le saque un buen partido.

Xiaomi Redmi Note 4

En todo lo anterior ayuda bastante la app que incluye Xiaomi en el terminal que es rápida y sencilla de configurar aunque su modo Pro no es especialmente importante y los más exigentes echarán en falta más recursos para obtener resultados realmente buenos. La velocidad de enfoque y obturación es muy cómoda.

Los vídeos son a 1080p 30 fotogramas por segundo que tienen buena calidad, además de permitirnos otros a cámara lenta con 120 fps. La cámara no cuenta con estabilizador y se nota cuando grabamos piezas especialmente movidas, pero bueno, tendremos que aprender a controlar nuestro pulso. Y por último los selfies: correctos y con una amplitud de campo suficiente como para salir en cualquier posición que nos apetezca.

Así que, con todo lo anterior, ¿existe un móvil Android en el rango de precios que ronda los 200 euros que ofrezca una relación calidad-precio como la del Xiaomi Redmi Note 4? Nosotros creemos que no.

Xiaomi Redmi Note 4
Diseño80%
Pantalla85%
Rendimiento85%
Cámara75%
Autonomía87%
Precio90%
Lo Mejor
  • El diseño
  • El rendimiento
  • La buena instalación de Android
Lo Peor
  • No tiene chip NFC
  • El modo 'Pro' de la cámara
  • Las fotos nocturnas
84%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (44 Votos)
67%
  • larry andorra

    Para qué sirve el GPS?

  • larry andorra

    Para que sirve el GPS…dan muy pica información del equipo

  • fontech

    Ya hay aplicación en al Google Play Store?