UMi no es que sea una marca que se prodigue mucho en el mercado lanzando dispositivos sin parar, pero cuando lo hace es cierto que se hace notar. En el caso de este UMi Z estamos ante un terminal que destaca por varias razones: la primera de ellas su acabado y la segunda, algunas especificaciones de hardware más que interesantes.

Un buen diseño

Como os hemos dicho lo primero con lo que nos vamos a quedar es con su diseño: acabado metálico, muy robusto y compacto, estructura unibody y ciertas reminiscencias a otros terminales que, si queréis, le ponéis vosotros nombres aunque solo hay que mirar las imágenes para que alguno que otro nos venga a la cabeza. En las dimensiones estamos hablando de 15,4cm. de alto, 7,6 de ancho, 8,2mm. de grosor y un peso de 175 gramos.

UMi Z

El UMi Z llega al mercado con un tamaño compacto, quizás algo más grueso de lo que estilan otros terminales, pero en general estamos ante un smartphone con buena presencia y acabado que podemos calificar como de semi-premium. Se vende en dos colores: gris y dorado y si os preguntáis si eso que se ve en la parte posterior es una doble cámara al estilo del iPhone 7 Plus… olvidadlo porque no es así.

En el repaso que solemos hacer a los distintos terminales que analizamos veréis que no difiere demasiado de lo que es estándar. Un frontal muy limpio con sensores, cámara, pantalla y botón Home con un lector de huellas que funciona correctamente, en el lateral derecho encontramos los controles de volumen y encendido/apagado, a la izquierda la ranura (con bandeja) para la tarjeta SIM y microSD, arriba el minijack de 3,5mm. y abajo el conector USB Tipo-C más el altavoz y el micrófono. En la parte trasera, como os decíamos, el UMi Z muestra un módulo que recuerda al a doble cámara del iPhone 7 Plus pero no es así. Se trata del sensor, IR y flash.

Un gran procesador

Entrando ya en los componentes que monta este UMi Z, decir que vamos a encontrarnos con una buena bestia como es el MediaTek Helios P27 deca-core, con la GPU Mali T880, 4GB de memoria RAM y 32 de almacenamiento interno ampliables vía microSD. Así que el conjunto no está nada mal. Si miramos la batería encontraremos una pila de 3.780 mAh. lo que no está nada mal ya que, por si fuera poco, cuenta con tecnología de carga rápida. En este apartado, el UMi Z es realmente bueno y nos permitirá pasar el día holgadamente. Sin preocupaciones.

UMi Z

La conectividad es la estándar de estos terminales chinos: 4G/LTE, Wifi, Bluetooth, GPS, Glonass, radio FM y… ¡¡sin chip NFC!! Parece mentira que en pleno 2017 todavía no encontremos este tipo de conexión cercana en muchos dispositivos cuando se está convirtiendo en un recurso más que eficiente y que cada vez exigen más usuarios.

UMi Z

Con todo lo anterior casi que podéis imaginar cómo será su rendimiento: muy bueno. No solo en las tareas del día a día o en la respuesta del smartphone a todo lo que le pedimos (multitarea, etc.), sino también con videojuegos de mucha exigencia gráfica donde la GPU está a la altura. Bien es cierto que no llega a lo que un Snapdragon o un Exynos de gama alta permite, pero la experiencia es realmente muy positiva.

Móvil chino sin Android chino

En este punto nos hemos llevado una gran sorpresa porque no vamos a engañaros, esperábamos encontrarnos con un OS personalizado hasta las trancas, con colores saltones de esos que tanto gustan en oriente y una personalización completa sin box de aplicaciones y esas cosas. Pues bien, alegría máxima por la decisión de UMi de no tocar demasiado, dejando la experiencia stock tal cual la diseño Google.

El UMi Z llega al mercado con Android 6.0.1 Marshmallow aunque esperamos que pronto nos permita actualizar a Nougat. De todas formas, el móvil consigue moverse a una velocidad de vértigo gracias a la decisión del fabricante de no meter mucho la mano. Si acaso los típicos menús de configuración de la pantalla Miracast y poco más.

Buenas noticias en Pantalla y cámara

El UMi Z no descuida tampoco un apartado tan importante como es el de la pantalla: panel de 5,5 pulgadas con tecnología IPS y resolución FullHD (1.920×1.080 pixels) que se ve muy, pero que muy bien. ¿Razón? Se nota la mano de Sharp lo que es una gran noticia para la luminosidad del terminal, sus colores vivos y unos ángulos de visión realmente buenos. El audio, sin embargo, no es de lo mejor que tiene el móvil: volumen normal y detalle justo para disfrutar de contenidos multimedia, juegos, etc.

UMi Z

La cámara trasera cuenta con una resolución de 13MP y sensor ISOCELL, láser autofoco y flash LED que, la verdad, nos ha dejado bastante fríos. Esperábamos mucho más de este UMi Z viendo el hardware que traía. No podemos decir que obtengamos fotografías malas, pero sin duda que esperábamos mucho más.

Eso sí, por lo menos podremos grabar vídeo con resolución 4K (30 fps) y en la cámara frontal, la de los selfies, pues más de lo mismo: resultados bastante discretos a pesar de contar con 13MP de resolución.

Este UMi Z llega al mercado con un precio estimado de 263 euros.

UMi Z
Diseño75%
Pantalla70%
Rendimiento75%
Cámara55%
Autonomía81%
Precio80%
Lo Mejor
  • El diseño
  • La pantalla
  • El hardware
Lo Peor
  • La cámara
  • Viene sin Nougat
73%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (4 Votos)
68%
  • Gustavo

    Cámara: “Esperábamos mucho más de este UMi Z viendo el hardware que traía…” Pues en realidad la mejor opción hubiese sido montar un sensor de Sony. Así como Samsung es uno de los mejores fabricantes de memoria, los japoneses prácticamente no tienen competencia en captores para cámaras (que lo digan Nikon y PENTAX).