Dice una canción de Daft Punk: Harder, better, faster, stronger. En español: el más duro, el mejor, el más rápido. Buscamos siempre eso, no por nada hacemos los Juegos Olímpicos. Bueno, a lo que voy: El Samsung Galaxy Note 7 es eso precisamente: el mejor, más fuerte, el más rápido de todo el mercado que usa Android en sus entrañas.

Este análisis es del móvil que en 2011 revolucionó el mercado con una pantalla gigante para la época, donde las empresas no se atrevían a superar las cinco pulgadas. Sí, el Samsung Galaxy Note 7 es algo así, como el niño mimado de Samsung, y el favorito de no pocos usuarios.

Samsung Galaxy Note 7

Por cierto, ¿te has dado cuenta que Samsung pasó del Note 5 al Note 7? A Samsung le pasó lo mismo que Microsoft cuando saltó del Windows 8.1 a Windows 10. Quizá, como dicen algunos marketeros, es para asociar la serie al Samsung S7.

Teorías aparte, te diremos los detalles de una bestia, el Hulk de Samsung, un análisis que te hará comprender mejor por qué éste móvil tiene la fama que tiene y por qué su lanzamiento es siempre de los más esperados de todos los eventos tecnológicos del mundo, y del público en general.

Especificaciones técnicas

Antes de comenzar a contarte cosas, es mejor que conozcas los detalles técnicos de éste hermoso teléfono.

Tamaño: 153,5 x 73,9 x 7,9 mm

Peso: 169 gramos, con todo y pila

Pantalla: Amoled de 5,7” con tecnología Always On

Resolución: 1440 x 2560 píxeles (510 ppp)

Procesador: Exynos 8990 (64 bits y 14 nm) // GPU Mali-T880

RAM: 4 GB DDR4

Almacenamiento: 64 GB, expansible con microSD

Conectividad: LTE Cat 9, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, Ant+, Barómetro

Cámara: 12 megapíxeles, secundaria de 5 megapíxeles y grabación en 4K

Batería: 3500 mAh con carga rápida e inalámbrica

Utilidades extra: lector de iris, sensor de ritmo cardiaco, lector biométrico

Diseño espectacular

Si has tenido antes un teléfono Samsung, que es lo más probable, sabes entonces el estilo del diseño de la marca coreana, muy visible en el Samsung Galaxy 7 Edge, y además, le añade curvitas en ambos lados, a diferencia del S7 que solo lo tienen en una.

No a todos les gusta, pero sin duda, es un sello más de la serie.

Si eres un obseso del diseño, estarás feliz de contar con un terminal total y perfectamente simétrico.

Aspecto frontal del Samsung Galaxy Note 7

Parte trasera del Samsung Galaxy Note 7

En cuanto a tamaño, las 5,7” de punta a punta, no son especialmente enormes, el Samsung Galaxy Note revolucionó por tamaño, pero, admitámoslo, actualmente toda la gama media y alta superan fácilmente las cinco pulgadas.

Quizá el único que le gane en tamaño es el Zenfone 3 Ultra, que ronda casi las siete pulgadas.

La ergonomía en la parte trasera es excelente, las curvas no son excesivamente pronunciadas y hacen que el agarre sea bueno, y, sobre todo, cómodo al tacto, olvidando que estamos sujetando un phablet más que un móvil.

El acabado metálico le aporta resistencia, pero también un aspecto más que chulo: hace que el móvil parezca de dos colores con ese precioso tono metálico que le dejaron. Samsung tuvo un gran acierto en éste aspecto.

Casi lo olvido: el Samsung Galaxy Note 7 es impermeable, incluso sin el S-pen dentro, el orificio no deja pasar el agua. Tampoco es para sumergirlo en una piscina, pero sí que resiste caídas accidentales al agua. No entiendo cómo es que las demás marcas no añaden ésta característica a todas sus terminales, incluido Samsung.

El Samsung Galaxy Note 7 es impermeable

En los laterales encuentras lo clásico, vamos, el botón de bloqueo y poco más… ésta vez, todo está en la parte superior y frontal.

En la parte frontal verás el lector de huellas digital, en forma de botón, el lector de iris, y en la trasera el sensor de frecuencia cardiaca.

Los puertos para USB-C (la gran novedad), audio y demás, están en la parte superior.

Si tuviste el Samsung Galaxy Note 5, sabrás los problemas que había con el S-Pen. Bien, se han corregido, y ahora lo han colocado en la parte inferior izquierda del terminal.

Es un móvil precioso, llamativo, y con las cosas en los sitios donde los usuarios, muy probablemente, esperan encontrarlas.

Rendimiento y autonomía

Comienzo con la batería. La batería es de 3600 mAh,  es suficiente para un día de uso intenso, y llega al día y medio si el uso es moderado, y dos días si el uso es básico, y es casi la misma batería que el que usa el Samsung S7, la diferencia es de 100 mAh.

Sí, ha habido problemas serios con la batería, y se ha retirado del mercado, pero sin duda es una de las baterías más longevas del mercado, especialmente apreciados por los usuarios que basan su actividad profesional en él.

No solo es sorprendente la duración de la batería, sino la tecnología de carga rápida e inalámbrica de Samsung en éste terminal. Sin, duda, hará las delicias de los que no pueden despegar sus manos de su móvil.

Poco hay que hablar sobre su hardware: cuenta con un procesador Exynos 8990 de 64 bits, con 4 GB de RAM DDR4. Describir el hardware del Samsung Galaxy Note 7 es como describir el motor de un Lamborghini: sabemos que es el mejor.

Juegos en el Samsung Galaxy Note 7

El almacenamiento interno es digno de un buque insignia: 64 GB que puedes ampliar con microSD. Hay más versiones, pero la que llegó a España es ésta.

Aunque el hardware es impresionante, a muchos usuarios les ha decepcionado el brinco tan corto respecto a otros móviles de la marca, por ejemplo, el rendimiento del Note 7 no está tan lejano respecto al S7.

Es normal; a final de cuentas, las marcas no pueden ‘romper’ el mercado a cada lanzamiento, sino, pregúntenle a Apple y sus iPhone.

Software y su pantalla

A pesar de que Samsung le puso la capa TouchWiz, la experiencia es más que agradable, y nos deja una experiencia que los puristas de Android agradecerán: es la experiencia más cercana a un Android limpio que puedas encontrar más allá del Nexus o el Moto G4.

Nos viene equipado además con Android 6, por cierto.

Como punto negativo, y por razones que pocos llegamos a comprender, el Samsung Galaxy Note 7 no tiene radio FM, y aún no funciona Samsung Pay. Lamentable decisión, pues hablamos de un móvil que ronda los mil euros.

Pantalla del Samsung Galaxy Note 7

La pantalla está a la altura, protegida con un cristal Gorila Glass 5 a prueba de polvo y rayones y con una calidad casi casi a 2K, gracias a su tecnología SuperAMOLED, antinatural para muchos pero que es configurable de forma sencilla a gusto de cualquiera.

La doble curva es una novedad que al parecer Samsung ha hecho distintiva a sus productos, y quizá se quede ya para siempre a modo de firma. No gusta a muchos, pero a otros les encanta, evitando así el corte duro de la imagen en los bordes.

El modo Always On viene con vitaminas y hará las delicias de quienes ya lo han usado, y viene equipado con una función para eliminar la luz azul cuando usamos el móvil por la noche.

Multimedia

Vamos de menos a más en éste rubro.

El sonido del Samsung Galaxy Note 7 es pobre. No, no es malo, es bueno, pero cuando hablamos del producto estrella de una marca, esperábamos mejores resultados. Es como si hubiesen añadido esto deprisa, para terminar de fabricarlo.

La cámara por el contrario es excelente, sobresale. Es casi la misma cámara que encontrarás en el Samsung Galaxy S7, pero con una tecnología que le permite recoger mucha más luz y menos ruido en las fotografías.

Rendimiento del Samsung Galaxy Note 7

Quizá el número de megapíxeles te eche un poco para atrás, pero tienen su razón de ser: gracias a ello han podido mejorar el enfoque, que es rapidísimo, incluso en fotografías nocturnas, minimizando el rayado en las fotos de noche, por ejemplo.

Lamentablemente, las fotografías a máxima resolución son en formato 4:3, y si prefieres el formato 16:9, deberás conformarte con 9 megapíxeles.

Las limitaciones vienen cubiertas por una excelente aplicación para la cámara con muchos modos de trabajo pre configurados, un modo PRO muy interesante y fácil de activar, y que permite el guardado de fotografías en formato RAW.

Un super S-Pen

El lápiz digital del Samsung Galaxy Note 7 viene mejorado en cuanto a funcionamiento, pero el material sigue siendo débil y si no eres cuidadoso, se te puede romper fácilmente, tal como sucedía con el Note 5.

Para ser claros: es de plástico. Increíble, pero sí, insisto, el S-Pen está hecho de plástico.

A pesar de ello, Samsung es ambicioso al respecto y quiere que se utilice mucho, aunque sigue sin ser vital para disfrutar de todo el potencial del terminal.

S-Pen de Samsung Galaxy Note 7

Es ergonómico, ligero, y su punta es delgada, de 0,7 mm, y ésta vez, y quizá por primera vez desde que existen los Note, el sitio es el adecuado para todos. Quizá la tarea para los chicos de Samsung se hizo más fácil porque el S-Pen es más delgado que nunca.

Se desliza fácilmente y no necesitas presionar casi nada para que la pantalla detecte el lápiz, y tiene muchas funciones. Si lo dejas presionado, verás un menú para elegir lo que deseas hacer con él, y puedes hacer muchas cosas: desde crear un gif, tomar notas, hasta transmitir en vivo. Lo mejor de todo, es que puedes añadir hasta seis aplicaciones a éste menú, y personalizarlo.

También puedes habilitar una función más que interesante: si tienes la pantalla bloqueada, puedes hacer que, al sacar el S-Pen, la pantalla se convierta en un papel virtual y escribir notas en ella.

Si en verano nadie te saca de la piscina ni pagando, éste es tu móvil, no solo es impermeable, sino que puedes escribir y dibujar en él aún con agua. Aunque eso sí, ¿quién dibuja bajo el agua?

Un lector de iris, innecesario

Si nos vamos hacia atrás en el tiempo, encontramos pocos terminales equipados con un sistema de seguridad tan vanguardista como un lector de iris, quizá el más cercano y famoso, es el Microsoft Lumia 950.

Samsung pensó que era una buena idea, además del lector de huellas digitales, equipar su monstruo con un lector de iris… y no sabemos si acertó.

Sí, es un lector rápido, en ocasiones el usuario no tiene ni tiempo de colocarse frente al móvil y éste ya detectó los iris, pero el problema no está en su rendimiento, sino en el proceso.

Lector de iris del Samsung Galaxy Note 7

Luego del proceso de guiado para configurarlo, nos encontramos con un pequeño, pero muy molesto problema: para desbloquear tu teléfono con el lector de iris, debes, aunque suene redundante, desbloquear primero la pantalla, luego poner el teléfono al menos a 20 centímetros de los ojos y ahora sí, acceder a tu terminal.

No aconsejan hacerlo a menos de esos veinte centímetros, ni utilizarlo con lentillas o gafas.

Samsung complicó algo que debería ser mucho más sencillo, y solo han logrado que quienes han usado el lector, lo cambien por el lector de huellas digitales, mucho más intuitivo y rápido.

Conclusión

El Samsung Galaxy Note 7 sigue siendo el monstruo que nació allá en 2011 con una pantalla, en ese tiempo, escandalosa. Quien tenga éste terminal, amará sin duda alguna su experiencia más pura en Android con una capa, TouchWiz que aporta, ahora sí, muchísimas ventajas y funciones interesantes, con una batería, aunque con problemas hoy en día, que llega caminando a las 7 horas en pantalla.

Quizá los 850€ sean algo excesivos, pudiendo con ese dinero, o por poca diferencia a terminales que tienen una mejor cámara o un mejor sonido, por ejemplo.

Samsung Galaxy Note 7
DISEÑO, ESTÉTICA93%
MULTIMEDIA, IMAGEN Y SONIDO86%
PROCESADOR, RENDIMIENTO89%
BATERÍA, AUTONOMÍA80%
FOTOGRAFÍA, VIDEO88%
FOTOGRAFÍA, VIDEO85%
A favor
  • Diseño espectacular, curvo y metálico
  • La mejor multimedia de todo el mercado
  • Mejor rendimiento, procesador y RAM del mercado
En contra
  • Los fallos en la batería
  • Precio muy alto
  • Sonido pobre para un móvil de éstas características
87%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (20 Votos)
77%
  • Pablo M

    ojalá que la versión ¨refurbished¨ solucione DEFINITIVAMENTE los problemas de la batería explosiva. De ser así me gustaria adquirirlo… y que llegue a Latinoamerica