En este análisis toca hablar de un modelo que no es muy conocido, y esto creemos que es positivo ya que descubrir nuevas opciones siempre es algo bueno para saber cómo está el mundo de los dispositivos móviles -más allá de las compañías tradicionales o las que llegan de Asia y que son ya muy nombradas-. El caso, es que hemos analizado el Onyx S551.

Este modelo no llega para competir con los más potentes del mercado, ni mucho menos, ni tampoco para hacer frente a los dispositivos que ahora mismo encajan en la conocida como media premium. Lo que se busca con el Onyx S551 es ser una solución que permita pasar el día sin que se tenga problema alguno a la hora de ejecutar acciones, que no sean especialmente complejas. Por lo tanto, de esta forma se debe mirar al terminal.

Terminal Onyx S551 en mano

Lo primero es hablar del sistema operativo que es de la partida en el Onyx S551. Este no es otro que Android 5.1… ciertamente lo ideal es que tuviera Marshmallow. Lo bueno que ofrece el dispositivo es que el desarrollo de Google está sin añadidos, por lo que se tiene una experiencia “pura” de este trabajo. Esto es positivo incluso en lo que tiene que ver con el rendimiento, ya que no hay nada que impida que este sea el máximo posible.

Un diseño sin complicaciones

No hay sorpresa alguna en lo que ofrece el Onyx S551 en este apartado. Lo cierto es que de forma bastante acertada el fabricante se ha decantado por utilizar un chasis que se puede ver en otros modelos -y que no es una mala solución para que la ergonomía sea la correcta-. Eso sí, nada de metal, hablamos de plástico como material de fabricación. El grosor, por cierto, es de 8,9 milímetros nada despampanante y, el peso, de 160 gramos que se puede considerar como correcto.

Trasera del Onyx S551

Un buen detalle a valorar es que, al poder retirar la tapa trasera y acceder a la batería, se incluyen varias carcasas para qué, si así se desea, cambiarlas según sea el gusto de usuario. El sensor trasero sobresale un poco de esta localización y el puerto de conexión de cable que existe es tpo microUSB, como es lógico pensar por lo que está comentando. Mucha normalidad.

Hay que comentar que, en lo referente a la ergonomía del Onyx S551, este modelo está bien estructurado y acceder a los botones laterales como los táctiles que son de la partida no es nada complejo. Además, el uso continuado no cansa mucho, por lo que sin ser un modelo espectacular sí que responde a las necesidades algo más que básicas en el uso (el diseño, es simplemente correcto y algo anticuado, todo hay que decirlo).

El hardware del Onyx S551

Pues no hay nada impactante aquí, pero sí resolutivo. Los componentes esenciales de este modelo son los siguientes: un procesador MT6735 de MediaTek que en su interior incluye cuatro núcleos -y una GPU Mali-. Le acompaña 1 GB de RAM, que es algo correcto, pero muy poco más. El caso, es que el rendimiento que hemos obtenido es justo, como era de esperar. Para aplicaciones básicas como por ejemplo WhatsApp no está mal, pero con desarrollos más complejos o juegos, la cosa no pinta especialmente bien en el Onyx S551.

Sí que no ha gustado que el almacenamiento sea de 16 GB ampliable, ya que cubre las necesidades muy bien. En lo que tiene que ver con la autonomía, no destaca mucho el Onyx S551, todo lo contrario. La razón es una batería de un amperaje de sólo 2.600 mAh, lo que no es mucho y esto se nota en ocasiones donde no se llega al final del día.

Ejecución de juego Onyx S551

Con lo básico en las conectividad, como por ejemplo GPS y radio FM, no hay alardes como un chip NFC. La pantalla, el siguiente paso en la prueba, es de 5,5 pulgadas tipo IPS. La resolución es de sólo 720p y al revisar su capacidad, tanto en interiores como en exteriores, esta fue mejor de lo que pensábamos en un primer momento. El brillo, muy potente, tiene mucho que ver en esto. El sonido cumple, y muy poquito más.

Pantalla del Onyx S551

Finalizando con el Onyx S551

Como era de esperar, la cámara pese a tener un sensor de 13 megapíxeles, no permite sacar buenas fotos en líneas generales. En condiciones de buena luz todavía lo conseguido es correcto, pero cuando esta no es la adecuada el nivel baja bastante. Por cierto, que la grabación de vídeo se queda en 720p, algo que es importante conocer. En el caso del elemento delantero para los selfies, este ofrece unos resultados similares.

This slideshow requires JavaScript.

En definitiva, un modelo correcto que llega con garantía en España, lo que es importante tener en cuenta, ya que esto es un seguro sis e tiene un problema. El precio del Onyx S551 es de 199 euros, que no está especialmente mal, pero no se debe olvidar que compite en un segmento muy complejo y disputado.

Onyx S551
Diseño68%
Pantalla72%
Rendimiento64%
Cámara58%
Autonomía66%
Precio72%
Lo Mejor
  • Carcasas adicionales
  • Mejor panel de lo esperado
Lo Peor
  • Cámaras de baja calidad
  • Batería de poca carga
67%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
4%