Hoy analizamos uno de los terminales que los coreanos han sacado en otros territorios bajo el nombre de LG Class pero que, en su viaje a Europa y otros países occidentales, han decidido rebautizar como LG Zero. Ningún cambio pero se mantienen algunas de las virtudes de este gama media con muy buena pinta.

Un diseño que enamora con el tiempo

Lo primero que llama la atención de este terminal es que cuenta con un diseño muy personal, con acabados metálicos y que no entra por los ojos. Es más, es curioso pero nos ha ocurrido que a medida que lo hemos utilizado nos hemos ido enamorando de sus formas, que aunque son un poco cuadradas y con aristas, termina por mostrarse compacto y muy cómodo al tacto.

LG Zero

Seguramente que a esa sensación ayudan sus medidas, muy contenidas y no demasiado grandes. Este LG Zero mide 14,2cm. de alto, 7,1 de ancho, 7,4mm. de grosor y un peso de 147 gramos. Unos números que están realmente bien a pesar de que, como os hemos avanzado antes, este móvil cuenta con un buen acabado metálico que se vende en dos colores: plata y dorado.

This slideshow requires JavaScript.

La parte frontal del LG Zero viene con los sensores, la cámara y la pantalla, los laterales están bastante desocupados y salvo las cunas para las tarjetas microSD y SIM todo está bastante limpio ya que los coreanos tienen la costumbre de colocar el volumen y el botón de encendido/apagado justo debajo del módulo de la cámara principal. Ahí, precisamente, encontramos el altavoz y en la zona inferior, tendremos el minijack de 3,5mm. y el conector microUSB.

Un hardware con aspiraciones

Lo cierto es que este gama media responde a lo que se puede esperar de un terminal que mira por encima del hombro a esa horda de terminales chinos que parecen calcados unos de otros. Aquí LG ha confiado en un chip de Qualcomm, concretamente el Snapdragon 410 que viene con la GPU Adreno 306 más 1,5GB de memoria RAM. Poca cantidado para lo que lleva la competencia en el mercado.

LG Zero

En lo que a almacenamiento se refiere, tendremos 16GB ampliables vía microSD y si nos centramos en la batería… agárrense que vienen curvas: solo 2.050 mAh. que, paradójicamente, se esfuerzan por parecer más de lo que son. Aunque no tendremos la mayor autonomía imaginable, sí que hemos conseguido que nos aguante más de lo que esperábamos.

LG Zero

La conectividad contempla todos los estándares posibles (Wifi, 4G/LTE, Bluetooth, GPS, radio FM, etc.) salvo ese que ya sabéis: LG ha decidido no incorporar el chip NFC. Finalmente el rendimiento: buen sabor de boca porque se mueve muy bien, parece mentira pero las aplicaciones del día a día o los juegos van finos, con la suficiente suavidad como para tener una experiencia más que satisfactoria.

Android con personalización LG

Los coreanos son de los fabricantes que más meten la mano en las instalaciones de Android (5.1 Lollipop en este caso) y no es algo que nos guste, pero que es una tradición en la compañía. En esta ocasión veremos una capa de personalización bastante invasiva, con iconos que se alejan bastante del material design de Google y que hereda incluso opciones de viejas instalaciones que nos retrotraen a Ice Cream Sandwich.

LG Zero

Viene con algunas cosas que son interesantes como esas aplicaciones que se abren por encima del OS en una especie de multitarea y que tienen su utilidad, pero si sois de los que cambiáis mucho de móvil y, con ellos, de marca, estos atajos tan específicos no os servirán de nada porque no os dará tiempo a interiorizarlos. Quick Memo, por ejemplo, nos permitirá escribir en pantalla y seguramente que le podréis encontrar alguna utilidad concreta.

Pantalla y cámara… de gama media

El LG Zero viene con una pantalla de 5 pulgadas con tecnología IPS y resolución HD, esto es, 1.280×720 pixels. Los resultados son normales, nada del otro mundo y aunque llegáramos a pensar que un panel FullHD hubiera quedado mejor, es con esta configuración con la que el móvil consigue sus buenas cotas de rendimiento general. No estamos ante un pantallón, pero desde luego que cumple con su cometido y no será uno de esos elementos que un usuario pueda criticar. El audio, por su parte, no es que sea una maravilla, pero cumple con su cometido, sin más, y a ello ayuda que el altavoz esté colocado en una posición donde es muy complicado obstruirlo.

LG Zero

En la cámara hay que decir que, aunque LG suele ofrecer buenos resultados fotográficos en sus terminales, en esta ocasión no parece haber estado a la altura. La cámara es muy normalita, por debajo de lo que tiene la competencia más directa y que se viene abajo en interiores o por la noche, donde las fotos se capturan sin detalle ni definición alguna (efecto acuarela le llaman algunos). Una pena. Eso sí, la aplicación de la cámara tiene una forma muy sencilla de pasar de un programa automático a otro manual para modificar rápidamente las condiciones de trabajo. Se agradece, aunque luego los resultados que podemos obtener no sean los mejores del mundo.

This slideshow requires JavaScript.

El vídeo que nos permite grabar este LG Zero es a 1.080p y 30 fps y la cámara frontal, la de los selfies, consigue unos resultados que no mejoran demasiado. No tendremos mucho detalle ni calidad a pesar de que su angular es bastante aceptable.

El precio de este smartphone de LG es de, aproximadamente, 280 euros en el momento de su lanzamiento.

LG Zero
Diseño70%
Pantalla70%
Rendimiento70%
Cámara55%
Autonomía60%
Precio70%
Lo Mejor
  • El diseño
  • La pantalla
Lo Peor
  • La batería
  • La cámara
66%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (3 Votos)
73%