El análisis de hoy se centrará en un terminal que todo lo que enseña tiene unas dimensiones por encima de la media: empezando por la pantalla, siguiendo por el procesador y terminando por la cantidad de memoria RAM… e incluso el precio, que es grande por lo económico que nos saldrá un dispositivo que encantará a los usuarios que quieren dar el salto al segmento phablet.

Un diseño discreto

El Doogee F7 Pro es un dispositivo que sorprende por la buena combinación de elementos que le hacen destacar sobre el resto, aunque por el camino dé la sensación de que su fabricante no terminó de completar la faena haciéndolo todo bien. Y es que por un lado encontramos elementos muy atractivos, como ese frame metálico que rodea todo el terminal mientras que en la parte trasera comprobamos cómo han resuelto el dilema de qué poner recurriendo a un plástico rugoso que no veíamos desde los tiempos de los Galaxy S4.

Doogee F7 Pro análisis Topes de gama

Sus dimensiones lo dicen todo: 15,9cm de alto, 8,2 de ancho y 9,5mm. con un peso de 180 gramos, lo que es bastante para un dispositivo que vamos a llevar en el bolsillo. De todas formas, a pesar de esos materiales plásticos, el Doogee F7 Pro se siente robusto y bien fabricado como de una pieza cuando lo tenemos en la mano.

Doogee F7 Pro análisis Topes de gama

Este terminal se vende con dos colores o, mejor dicho, dos combinaciones de tonalidades: por una lado una plateada con toques rose gold y por otro la que combina gris con negro. Dos opciones que se complementan muy bien y que esconden el acabado unibody de un phablet que no nos dejará acceder a la batería. Moda esta que tras los muchos años que Apple lleva haciéndolo con sus iPhone (desde 2007), ahora están adoptando la mayoría de fabricantes.

La configuración de botones es la clásica y no ofrece sorpresas, más allá de mostrarnos un lector de huellas en la parte posterior que responde con pocos reflejos aunque al final cumple su cometido. Sobre todo cuando cogemos la posición al dedo y repetimos esa tarea un día tras otro. ¡Ah!, y recordad que este Doogee F7 Pro se olvida de la carga a través de microUSB y se entrega por completo al nuevo estándar USB Type-C.

Procesador y memoria, todo a lo grande

El tamaño no es lo único del Doogee F7 Pro con unas medidas considerables ya que en sus tripas esconde una gran combinación de procesador y memoria. El chip, por ejemplo, es un Deca-core de MediaTek, el 6797 Helio X20 que va de la mano de 4GB de memoria RAM y 32 de almacenamiento interno que, si se nos quedan cortos, siempre podremos ampliar vía microSD. Esto provoca que el rendimiento del terminal sea excelente y que todas las tareas diarias que podemos llevar a cabo las haga sin despeinarse, sin inmutarse. Igual pasa con los juegos, que los mueve con mucha soltura por mucha carga gráfica que le pidan al teléfono.

Doogee F7 Pro análisis Topes de gama

Otro de los componentes que tienen un tamaño más grande de la media es la batería, que cuenta con 4.000 mAh. y que nos ofrecerá una autonomía de más o menos un día y medio, lo que visto el tamaño de la pila nos parece un resultado bastante discreto. Por desgracia, no dispone de carga rápida por lo que tendremos que estar algunas horas intentado cargarlo para volver a nuestra dura jornada de trabajo.

Marshmallow, desvirtuado

El Doogee F7 Pro viene de serie con una instalación de Android 6.0 pero como no todo van a ser buenas noticias, el fabricante ha decidido meter una capa de personalización que desnaturaliza por completo la experiencia de uso, arrancando los elementos conocidos del OS de Google y transformándolos por iconos bastante feos que se alejan de esos cánones impuestos con material design. Una pena.

Como añadido, el Doogee F7 Pro mete gestos en pantalla que funcionan como atajos para ejecutar ciertas tareas (si pintas una C en pantalla arranca la cámara) como descolgar automáticamente una llamada cuando nos acercamos el teléfono a la oreja. Recursos que ya conocemos de hace tiempo y que seguramente no vais a utilizar jamás.

Pantallón con una cámara de Sony

La pantalla es la que tiene la culpa de las dimensiones del Doogee F7 Pro ya que cuenta con 5,7 pulgadas en un panel IPS con resolución FullHD (1,080p) que nos ha gustado mucho, sobre todo por el brillo que es capaz de proyectar y que permite un uso perfecto incluso cuando salimos a la calle y en condiciones de luz adversas. El sonido, por su parte, se escucha, y esto hablando de un terminal chino ya es decir mucho. En el caso de este Doogee F7 Pro el volumen es bastante alto por lo que podremos jugar o ver una película sin temor a perdernos un diálogo o un tiro.

Doogee F7 Pro análisis Topes de gama

Y para el final dejamos la cámara porque es uno de esos componentes que tenían todo en su mano para triunfar, pero que por circunstancias no lo hace y deja un sabor de boca agridulce: el sensor Sony de 21MP con apertura f2.2 obtiene unas instantáneas realmente buenas pero hasta que llegamos a conseguirlas hay que luchar (y mucho) con la app que ha incluido el fabricante. Además, como suele ser norma, en condiciones de poca luz, interiores o por la noche, los resultados no son los más idóneos.

El Doogee F7 Pro graba vídeo con resolución 4K a 30fps y en lo que tiene que ver con la cámara de los selfies ocurre lo mismo que con la principal. A pesar de sus 13MP los resultados no son todo lo perfectos que uno podría imaginar. Y por último el precio, que es de unos 240 euros aproximadamente para un terminal que es muy grande y pesado pero que por su coste y las prestaciones de hardware que ofrece es una buena opción si queréis tener lo mejor de dos mundos: los smartphones y los tablets.

Doogee F7 Pro
Diseño70%
Pantalla80%
Rendimiento85%
Cámara80%
Autonomía75%
Precio85%
Lo Mejor
  • La batería
  • La pantalla
Lo Peor
  • La experiencia fotográfica
  • El tamaño y el paso
79%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
84%